Piedras y palomares en la Tierra de Campos

Ya hemos comentado algunos hitos simpáticos de esta excursión. Nos quedan todavía, al menos Villanueva y Villardefrades, ya en plena Tierra de Campos. Desde ellos se divisa la línea del páramo de los Torozos, al sur, y de manera muy particular la ciudad amurallada –y villa del Libro- que es Urueña. Pero de ella hablaremos en otra ocasión.

A Villanueva llegamos siguiendo el camino que hay junto a la orilla izquierda del Sequillo. Y ya desde este camino podíamos ver uno de los atractivos de esta localidad: sus viejos y abundantes palomares de barro.

Pero antes pudimos observar la torre de la iglesia parroquial de San Pedro, con su balcón terraza en el mismísimo campanario. Desde luego, no puede ser más original.

Y enseguida nos fuimos hasta lo que nos había llamado la atención: los palomares que están al Oeste del pueblo. Uno de ellos se encuentra en una especie de corral circundado por tapiales de barro. A pesar de que están protegidos por su correspondiente tejadillo, el tiempo y la lluvia han sido más eficaces y, poco a poco, los muretes se desmoronan.

En el centro, se levanta un amplio palomar, hoy en ruinas. En realidad son como cuatro palomares, que van ganando en altitud conforme se acercan al centro. Evidentemente, ya no quedan palomas. Volaron hace tiempo hacia otros palomares… o al menos eso se podría suponer.

Un poco más allá, otro palomar de barro donde también el tiempo trabaja sin que nadie le pare. En este caso, por la puerta de la tapia se entra a un corralillo que separa dos palomares, cuyos tejados vierten hacia dentro, hacia el patio. ¡Qué distintos, que originales y que joyas de la arquitectura tradicional son ambos palomares.

Si seguimos por los alrededores del pueblo, seguiremos visitando palomares, pues no en vano estamos en la Tierra de Campos, donde se criaron –y aún se crían- los mejores pichones para la cazuela. Damos fe.

Villardefrades

Como se encuentra en la autopista de Madrid a La Coruña, esta villa de los hermanos o de los frailes nos resultará conocida. Nos presentamos en ella viniendo de Villanueva y después de atravesar campos repletos de cereal.

¿Qué es lo más llamativo? Pues la iglesia sin cubrición –inacabada- de San Adrés, que se inició hacia mediados del siglo XVIII. ¡Qué pena, no? En Castilla parece que los monumentos o bien se nos caen de viejos o bien no llegan a terminarse. Estas piedras son verdaderos sillares, perfectamente labradas y colocadas. Las naves y los muros que las forman son nobles; al igual que los pilares o columnas, incluso dispone de amplias sacristías, de manera que no iba a ser una iglesia cualquiera, pero… se quedó a mitad de camino, que es lo peor que le puede suceder a un gran proyecto.

Pero también es llamativa la iglesia parroquial, no por su estilo o sus aires, sino porque está dedicada a San Pelayo y a… ¡San Cucufate! Para que luego se diga que en Castilla no queremos a los catalanes. Nada más falso.

Y si nos alejamos un poco de la localidad hacia el Noroeste podremos visitar, en una suave loma, ruinas de antiguos molinos de viento. En alguno de ellos, a sus pies, vemos las viejas piedras molineras.

A petición de María Rosa incluimos la información siguiente sobre la

IGLESIA DE SAN ANDRÉS DE VILLARDEFRADES

Iniciada en 1751con dinero del ilustre hijo de Villar Fray Andrés González Cano, Obispo de nueva Cáceres en las Indias Filipinas, se levanta la Obra en medio de la villa dedicada a San Andrés, patrono del Obispo. Murió tan ilustre prelado sin haberse terminado esta iglesia, dejando fondos para ello, mas hoy en día permanece inconclusa. Fundó el prelado 17 Obras Pías (según se deduce de las cartas enviadas a su primo y administrador), dotándolas con un capital de 80.000 reales de a ocho mejicanos depositados en la Cofradía de Misericordia de Manila. Esta Congregación sería la encargada de suministrar los fondos en pequeñas partidas, para salvar los riesgos de la piratería y de las tormentas que acontecieran en alta mar, con destino a los Dominicos de Madrid, donde se cobrarían por quien el administrador de Villardefrades designara. Largo viaje para tiempos inciertos. En dichas Obras Pías se recoge la voluntad de este generoso Fraile de construir dos iglesias en este su pueblo:

– La “Ermita de la Media Villa”, hoy parroquia del municipio.

– Una segunda iglesia con tres naves de grandiosas proporciones y cinco altares dedicada a San Andrés Apóstol, hoy conocida como La Obra.

La Ermita fue concluida en 1751 gracias a los bienes otorgados por su fundador, pero no corrió la misma suerte la segunda iglesia de San Andrés.

Por lo pronto comenzaron a correr las obras con al menos ocho años de retraso debido a la pérdida en alta mar de una nave con 30.000 reales a bordo con destino a los Dominicos de Madrid (hecho constatado en las mencionadas cartas). A partir del año 1790 las partidas anuales del dinero otorgado por Fray Andrés dejan de llegar, y no se reanudan hasta 1859, sólo por 9 años más. En 1868, estando el templo levantado sólo en parte, los fondos asignados no llegan más, y en consecuencia hay que suspender también la construcción de lo que a partir de ahora se dará en llamar La Obra. El tiempo y la falta de documentos al respecto ha hecho muy difícil esclarecer lo real del asunto.

Finalmente haremos mención a las ya citadas Obras Piadosas en las que este generoso hijo del pueblo recoge también su voluntad y otorga sus bienes para sostenimiento de su parentela a fin de que tomen estudios o vida religiosa. A la vez se ocupa, con una generosa asignación anual, de los pobres de Villardefrades, así como de las parroquias de este, su pueblo natal, y de los pueblos vecinos de Villavelliz y Cabreros del Monte, que disfrutarán también del altruismo del Obispo.

La iglesia de San Andrés construida en piedra de sillería perfectamente escuadrada en los años centrales del siglo XVIII. Tiene tres naves separadas por arcos de medio punto que se apoyan en pilares cuadrados adornados con pilastras cajeadas. La nave mayor se pensaba cubrir con bóveda de cañón. Entre las portadas destaca la de los pies, que presenta un arco de medio punto flanqueado por dos columnas dóricas de fuste estriado. Este templo es una obra cumbre de la arquitectura vallisoletana del siglo XVIII, estando su estética a caballo entre los estilos barroco y neoclásico.

El reloj de sol fue construido hacia 1763 en el ángulo suroeste del templo, mirando hacia poniente. Lleva una numeración arábiga de 6 a 6 formado por dos mitades en ángulo recto. Como anécdota, se queda en sombra la mayoría de los días comprendidos entre el equinoccio de primavera y el de otoño. No tiene varilla, por lo que no funciona.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

3 comentarios to “Piedras y palomares en la Tierra de Campos”

  1. Maria Rosa Says:

    Precisamente he pasado y visitado, en estos días, en Villardefrades y he contemplado asombrada su inacabada iglesia…Una iglesia sin duda importante por sus nobles piedras, su arquitectura y tamaño. También Acabo de leer en otra entrada que tiene un reloj de sol (sin varilla) en uno de sus ángulos.

    Y me pregunto ¿Nadie ha investigado en el pueblo sobre los orígenes de esta singular iglesia, promotores, obispos o nobles interesados en su construcción, motivos de la detención de su obra etc.? ¿No hay documentación en los archivos del pueblo? ¿Por qué se sabe que está dedicada a san Andrés? ¿Por qué se puso es espadaña que en nada acompaña al monumento? Muchas preguntas ante tan singular e inacabada iglesia.

  2. Maria Rosa Says:

    Agradezco mucho la incorporación de tan importantes datos para conocer la historia de la inacabada iglesia… Y abusando de tan buena disposición, les sugiero lo conveniente que sería situar un expositor delante del templo con todos estos datos…Las personas que lleguen hasta él lo agradecerán mucho…Y ¿no se podría efectuar una visita -siempre controlada y acompañada- al interior?

  3. Dámaso Peinado Says:

    Muchas gracias por vuestra labor, rodadores. Ya conocía por algún libro vuestro, en concreto de Sanz Rubiales, vuestra afición a recorrer y documentar nuestra provincia, pero no sabía del blog, pero de ahora en adelante ya podré seguiros constantemente. Mucho ánimo y seguir trayéndonos información y contrastes. Saludos. Dámaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: