Fuentes en Torozos

En verano hay que beber abundantemente cuando salimos a dar una vuelta en bici. Lo normal es llevar algún bidón de agua u otro líquido y, a la vez, repostar en el camino ya sea en fuentes, ya en bares. Bares hay en casi todos los pueblos, al igual que fuentes. Pero éstas, además, abundan en el campo, razón por la cual podemos beber agua en muchos puntos de nuestro trayecto si lo planificamos adecuadamente.

Hoy daremos una vuelta por las fuentes de las estribaciones suroccidentales del páramo de los Torozos. Y debemos empezar  sabeiendo que este páramo es como un gran embalse que recoge aguas en las épocas lluviosas para soltarla, mediante fuentes y manantiales, a lo largo de todo el año. Ciertamente que muchas fuentes tradicionales hoy se encuentran secas, debido a la explotación de los acuíferos. Pero todavía quedan otras.

En Matilla de los Caños vemos una amplia y noble fuente con dos magníficos caños… ¡secos! Pero si –cerca de esa fuente que da apellido a Matilla- tomamos una pista que sale hacia el norte e, inmediatamente, nos desviamos a la derecha antes de una nave, resulta que llegamos después de recorrer unos 500 metros a la fuente de Carralate, que todavía ofrece un humilde chorro de excelente agua. Lo mejor de esta fuente –siendo buena el agua- es su situación. Se encuentra no en un vallejo, sino en plena la ladera del páramo, abierta hacia el valle del Duero, sin casi árboles u accidentes que nos impidan la contemplación de un amplísimo horizonte … Como el camino acaba en la misma fuente, no podemos seguir adelante salvo que –con la bici de la mano- subamos andando hasta tomar un camino ya en la planicie paramera.

Carralate

En la misma Velilla, también en la cuesta del páramo, tenemos dos simpáticas fuentes: fuente la Poza, junto a la carretera de Tordesillas y la del Caño, que da un poquito de caudal al arroyo de la Reguera. La primera es sobre todo pastoril a juzgar por los de abrevaderos, comederos y restos de otras piedras ganaderas -donde se los pastores preparaban potingues– que vemos en las cercanías. La del Caño es la típica fuente de pueblo: el caño, el abrevadero para el ganado y la artesa para las lavanderas. Está en un simpático y fresco lugar, arropada por una alameda.

Del Caño (Velilla)

Si desde Velilla nos acercamos a Berceruelo, nos encontramos con el manantial del Almedro y la fuente de los Curas, muy próximas las dos, en el arroyo Zorita. Hay que bajar al mismo arroyo y buscar las fuentes, si queremos dar con ellas. Es un tranquilo lugar hundido en el páramo.

Aquí debemos citar la famosísima fuente Bercero, en el término de Castrodeza y junto a la carretera de Bercero (de ahí el nombre). Siempre que pasemos por allí seguro que encontraremos a alguien llenando garrafas o bidones para llevárselos a casa y así no tener que beber agua del grifo. Tiene excelentes propiedades digestivas y contra las piedras, según los usuarios.

La Trillona

Y, ya en Bercero, hemos de acercarnos a la fuente de la Trillona, junto a un camino que discurre junto al arroyo y la ladera del páramo. Es amplia, de piedra y nos recuerda la fuente de Matilla, si bien el panorama que nos ofrece –mirando al Este- es de amplios horizontes.

Estas son algunas fuentes que hemos visto en esta zona. Otras no las hemos podido ver porque han desaparecido como la de Carramonte o la del Cárcavo, o bien su caudal ha sido capturado para abastecimiento de la población, como la de Valcuevo. Pero en artículos siguientes hablaremos de otras zonas y de sus manantiales.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: