El techo de Valladolid

Es duro hablar del techo de Valladolid en un páramo. Pero es la verdad. No tenemos montañas, mas –en puridad geométrica- siempre habrá un punto más alto que los demás. Y ese punto está en un lugar del término municipal de Castrillo de Duero, patria de El Empecinado, y muy cerca ya de la provincia de Segovia. El segundo lugar más alto –y más peculiar que éste- lo tenemos en Encinas de Esgueva; es un cerro que se levanta sobre el mismo páramo con unos inconfundibles pinos. El punto más bajo de la provincia tendrá que ser el río Duero al salir del término municipal de Villafranca, que aparece estos días en la prensa por poseer la única bodega de España que se incluye en dos denominaciones de origen. (y hablando de ausencia de montañas, Valladolid es la provincia más llana de España)

La excursión al Cuchillejos se hace subiendo la empinada cuesta que nos conduce al páramo. Si hiciera mucho calor, podemos refrescarnos en la agradable fuente de la Covachuela, que suele tener siempre agua. Además cuenta con buenos pilones.

Una vez arriba, la vista es verdaderamente espectacular. El valle del Botijas, páramos más bajos que el nuestro, el cerro de Lotero, y una depresión en las alturas del otro lado del valle que nos deja ver Nava de Roa y el amplio valle del Duero. Reconfortante todo.

Además de la vista, el sentido del olfato se verá gratificado por los aromas del espliego, muy abundante por aquí, e incluso cultivado para su aprovechamiento en perfumería.

Podemos bajar hacia Castrillo por el Este, cruzando la zona normalmente verde donde se encuentra la fuente de Ortijera para, finalmente, pasar junto a las bodegas con entradas y puertas verdaderamente artísticas muchas de ellas.

Al volver a casa diremos que hemos subido al techo de la provincia. (¡que no nos pregunten por el desnivel salvado!)

Esta excursión, por no ser muy larga, puede hacerse caminando.

Si, además, damos un paseo por el pueblo, ahí van algunos datos de interés.

Castrillo de Duero

 

El paseo discurre entre casas blasonadas y señoriales, levantadas en el siglo XVIII, que se agrupan en las calles que rodean la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que parece presidir la localidad desde lo alto. Su estructura es barroca, con la única excepción de la cabecera, románica del siglo XII. La cabecera es rectangular al exterior y semicircular al interior y cuenta con dos ventanas de medio punto con columnas y capiteles, que representan temas animales en una y un rostro en otra. El templo consta de tres naves de cuatro tramos, divididas por pilares que sostienen arcos de medio punto. El retablo mayor es rococó y en su hornacina central se encuentra una imagen de la Asunción de la Virgen también de finales del siglo XVIII. En la nave del Evangelio, se localiza la capilla del Cristo que también fue capilla funeraria de la familia Puerto Maedo Bocos, como lo recuerdan dos lápidas funerarias.

 

Junto al Ayuntamiento, una escultura de buen tamaño en memoria de Juan Díaz El Empecinado recuerda quién se ha convertido en referencia de todo el municipio, al que se ha dedicado un Centro de Interpretación. Pero hay otros puntos de interés. Uno de ellos es el crucero de 1728 aunque rematado con una cruz de piedra de reciente construcción Y las fuentes de Santa Marta y Santa María, cada una en su respectiva plaza, que las gentes de Castrillo defienden a muerte como de origen romano, aunque realmente su origen es muy posterior.

 

Hay varias casas señoriales de siglos XVII y XVIII, blasonadas con escudos de armas en las fachadas. Destacan la Casa de los Torre y Díez en la calle Santa Marta o la Casa Palacio de los Puerto Maeda (de 1772) con la inscripción en su escudo: Armas de Maeda de Puerto de Santoña Valle de Trasmiera, y la fachada construida en buenísima sillería de dos cuerpos. La puerta está albergada por dos pilastras y rematada por arco de medio punto. Sobre ella en el segundo cuerpo se abre el balcón principal. La Casa Palacio de los Bocos, del siglo XVIII, situada junto a la iglesia que en su blasón superior, muy deteriorado, puede leerse: (Hon) ores y blasones pertenecientes a la noble familia de Bocos. Finalmente, está la Casa de los Girón, señores de Peñafiel, también con su correspondiente escudo. Se conserva la casa donde nació y vivió gran parte de su vida El Empecinado, muy transformada, que posee una placa en su memoria.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

4 comentarios to “El techo de Valladolid”

  1. marta Says:

    Hola, me gustaria saber el nombre del actual propietario de la casa donde residió Juan Martín el Empecinado, en Castrillo de Duero. Agradecería enormemente su respuesta.

  2. piscatorem Says:

    Marta,
    no te podemos decir ese dato porque no lo sabemos.
    Pero tal vez en si te diriges al círculo cultural el Empecinado (aquí tienes su web) o al ayuntamiento de Castrillo de Duero (abajo tienes el email), te puedan facilitar algo.
    Un saludo

    http://usuarios.lycos.es/circuloempecinado/

    ayto.castrillo.duero@dip-valladolid.es

  3. polita Says:

    ¡¡¡Localizado!!! En cuanto venga mi cuñada Belén me la llevo para allá.

    Besotes!!!

  4. Orhy Says:

    El cuchillejo no es el monte mas alto de provincia de valladolid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: