El trenecillo de Torozos: de Zaratán a Villanubla

En Valladolid aun queda el recuerdo del Tren Burra, que tenía la estación junto al puente Mayor en la plaza de San Bartolomé y unía la ciudad con Medina de Rioseco, si bien luego continuaba hacia otras localidades de la Tierra de Campos.

Pero aquí solo hablaremos de la ascensión a Villanubla; muchos viajeros recuerdan cómo la subida desde Zaratán al páramo, bordeando la ladera y ganando poco a poco altura era verdaderamente lenta. Se cuenta –algún testigo así nos lo ha narrado- que los viajeros se apeaban del tren cuando iba lleno porque la máquina no podía más, y subían andando hasta el ras del páramo, donde todos -salvo los enfermos, que seguían en sus asientos- esperaban la llegada del trenecillo. Una vez allí continuaba, ahora raudo, hasta Villanubla, Torozos, La Mudarra, Coruñeses, Rioseco…

No queda nada del trenecillo, salvo el trazado de la subida. Y, efectivamente, podemos seguir las huellas de este viejo artefacto. En Zaratán nos dirigimos a la parte más alta del pueblo y, antes de llegar al depósito de agua, nos topamos con un viejo puente –se está reconstruyendo en estos momentos- bajo el que pasaba el ferrocarril. Ya estamos encaminados.

Son algo más de tres kilómetros de subida. De tranquila y pacífica subida. No se nota el desnivel. Incluso, si tenemos el viento a favor, parecerá que vamos llaneando sin dificultad.

El paisaje merece la pena. Siempre encaramados en la ladera. A nuestra izquierda, un amplio vallejo que suele sembrarse de cereal. Atrás, en la lejanía del horizonte, el valle del Duero. A la derecha, la ladera del páramo. El firme se conserva perfectamente. Cruzamos entre robles, más tarde vemos chopos que denotan humedad ¿habrá un manantial cerca?, luego pasamos entre dos buenas paredes de yeso tal vez alguno eche pie a tierra, abajo vemos un pozo con su abrevadero… y, al final, cuando estamos casi arriba, el paso se corta por una tapia. Debemos descender -¡cuidado!- unos pocos metros para tomar el camino que se veía en el valle y… ¡ya estamos en el páramo!

De aquí a Villanubla hay algo menos de tres kilómetros. El firme casi no se conserva; un camino lo aprovecha pero está bastante mal y mejor ir por el paralelo que está un poco mas al oeste. Aquí podemos ver los antiguos almacenes de la estación dedicados hoy a motel.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: