Auter de Fumus

El río Sequillo, a pesar de su nombre, no está seco. Últimamente trae abundante agua, si bien ello se debe a la conexión que le viene del embalse de Riaño.  Pero no vamos a hablar del agua del Sequillo, sino de su historia y tradiciones, o de la Historia que ha visto a lo largo de los siglos.

palomar

Tordehumos –Autero de Fumus, según un documento del año 974- se levanta o, mejor, se recuesta en la suave ladera de su otero. Es una población de origen medieval perfectamente proyectada: sus calles forman cuadrículas paralelas y perpendiculares al Sequillo, conforme podemos observar también desde el otero. Conserva tres iglesias abundan las casas de piedra con sus correspondientes escudos.

También es famosa esta localidad porque en 1194 los reyes de León y de Castilla firman aquí el Tratado de Tordehumos con el fin de sentar las bases de una paz duradera que serviría para una futura unión de los dos reinos.

¿Qué paseos o excursiones podemos realizar por sus alrededores?

El Castillo.- Realmente no queda nada de esta construcción. Sólo parte de algunos murallones, desmochados, nos dan idea de lo que debió ser esta fortaleza. Podemos subir directamente, por unas suaves escaleras desde Tordehumos o bien por un sendero dando la vuelta, por detrás y de Este a Oeste, al cerro.

desde-el-castillo

Pero que el castillo ya no exista no va a empañar nuestras emociones y vivencias, pues el panorama que desde aquí se divisa es, ciertamente, impresionante. Muchos son los pueblos que se dejan ver, algunos están a 30 kilómetros. Subir a este mirador es una manera de entender y comprender la Tierra de Campos, pues vemos eso, una tierra en la que todo son campos. No destacan accidentes ográficos, salvedad hecha del páramo de Torozos, que tenemos enfrente. Vemos también el valle del Sequillo, que casi no es valle, y el cerro de Santa Cristina. Y el cielo, con las nubes que proyectan sombras que se desplazan corriendo por los campos.

Se agradecen los carteles que indican la situación de pueblos y otros puntos de interés.

El Sequillo.- ¿Por qué no recorrer el valle del Sequillo? Si vamos aguas abajo, por una excelente pista llegaremos después de rodar 10 kilómetros hasta Villanueva de los Caballeros –en la otra ribera queda Villagarcía- y, a 12 kilómetros valle arriba tenemos Medina de Rioseco, dejando en la otra orilla Villabrágima. Todas estas poblaciones son de barro, y abundan los palomares.

sequillo

Claro que también, sin alejarnos mucho, podemos también podemos visitar palomares en las proximidades de Tordehumos, así como las ruinas de la fábrica de harinas La Confianza, un puente de piedra sobre el caz del Molino Nuevo u otro puente de origen romano sobre un humilde arroyo cerca de La Confianza, por no hablar de las muchas fuentes que también fluyen en sus cercanías o de la ermita de la Virgen de la Vega.

trullado

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: