Lobos y pastores del Cerrato

Torre de Esgueva
El Cerrato ha sido siempre una comarca pastoril. Antaño no estaban cultivados los páramos, por lo que sus extensiones de monte servían de pasto a los ganados. Aun podemos ver abundantes corrales, con sus diferentes establos para las ovejas, chozos para los pastores y pozos para abrevar. Además, precisamente por la abundancia de monte -monte de carrascas, encinas y robles- y vericuetos de todo tipo, era también terreno abonado para los lobos. Hoy día ha ganado terreno la agricultura -es un suelo feraz: suave y húmedo- y se han batido en retirada no sólo los lobos, también los pastores y sus rebaños.
Pero algo queda de todo eso: siempre veremos algún pastor con sus perros con carlancas para hacer frente a alguno de los últimos lobos que todavía sobreviven en estos lugares.

Corrales de Blas

Al subir desde Torre de Esgueva y atravesar el páramo llegamos a los corrales de Blas, con más de doce corralizas que en su momento estuvieron perfectamente acondicionadas para recoger por la noche al ganado. También vemos dos chozos en franco proceso de ruina y un pozo sin brocal, con la boca a ras de tierra. Desde aquí contemplamos bien el paisaje típico del Cerrato: vallejos, estrechos lomos de páramo, cultivos a franjas, monte de carrascas….

La siguiente estación será el monte de la Dehesa, ya en territorio de Hérmedes y que ocupa todo un cerratillo. Es de encinas jóvenes con algún roble y ¡una sabina! (al menos) Los cantos del paramo ofrecen hermosas vistas a los arroyos que lo han moldeado.

Hacia la Dehesa

Ahora el camino nos lleva por subidas y bajadas, pasando junto a chozos de pastor y corralizas -siempre en ruinas-, almendros, montes, tierras de labor, algunas fuente y, siempre, amplios paisajes. Así es el Cerrato.

Por fin, después de cruzar un monte de encina y otro de pino de repoblación, llegaremos a Hérmedes, donde paramos  un momento junto a la iglesia, pues hay una fuente semi escondida. También hay que acercarse hasta la ermita de la Virgen de la Era. Aunque esté cerrada, a través de las mirillas podremos contemplar, además de la talla de la Virgen, un arco mozárabe: ¡qué vieja la historia de este hermoso lugar! Hermoso porque se asienta en el tajo creado por un vallejo, y posee arroyo, prados, palomares, manantiales, alamedas, árboles frutales…

Cerrato

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: