…y el Valle Esgueva

Valle EsguevaEn la entrada anterior hemos comentado, sobe todo, el paso de la Esgueva por la ciudad. Pero este río tiene unos 60 kms de valle  desde que entra en la provincia hasta que se hace Pisuerga. Es un valle alargado y sin curvas, o con muy pocas y suaves curvas. Da vida a quince pueblos como Encinas, Canillas, Fombellida… que llevan el apellido del río -de Esgueva- o de la comarca -de Cerrato.

El valle tiene forma de artesa:  alargado, con fuertes vargas y de  suaves vegas. En las vargas afloran las  calizas erosionadas y en las vegas los verdes cultivos, pues los agricultores suelen sacar el agua del subsuelo.

Se puede recorrer desde Valladolid a Encinas, primero a través del sendero verde y, después de Villarmentero, por una buena pista agrícola paralela al río en la ribera izquierda (la contraria a la  carretera), que además coincide con un sendero GR. Pero también podríamos ir elevados, por los caminos del páramo del Sur, que limita con el arroyo Jaramiel o por los del Norte, coincidentes en buena parte con la cañada real Burgalesa.

Encima de PiñaAlmendros en la vega

¿Qué podemos encontrar en el Valle Esgueva?

  • Un humilde río en el que viven barbos, gobios y cangrejos, pollas de agua y fochas, crían los azulones y gritan los carriceros. Un río con abundancia de carrizo pero con escasez de bosque de ribera: sólo algunos enormes sauces españoles se atreven a vivir junto a él. Un río, en fin, que hace las delicias de los cangrejeros y que desaparece si el verano es demasiado seco.
  • Restos de molinos harineros, con sus canales, balsas,  y piedras de moler. La mayoría se encuentra en un avanzado estado de ruina e invadidos por  la maleza. Uno, sin embargo, entre Castronuevo y Villarmentero, se utiliza como casa rural.
  • Pueblos de piedra: la arquitectura popular de esta zona usa la piedra caliza como materia prima. Es lógico, ya que abunda en los páramos tajados por el Esgueva. Pero la tonalidad y textura de la piedra cambia ligeramente en cada pueblo, según la cantera de donde procede. Por eso, tienen personalidades diferentes. El barro es un complemento constructivo.
  • Castillos, como los de Encinas o Villafuerte. O solamente los restos, como en Canillas. De otros casi ni los restos: Castroverde, Castronuevo… Y es que este río marcó fronteras entre moros y cristianos.
  • Despoblados. Este valle estuvo antaño más poblado que hogaño. Quedan restos de antiguas poblaciones en Mazariegos (Piña). O solo el nombre, como en Granadilla o Valdeloba. Y otras muchas.
  • Fuentes. Los vallejos tributarios del Esgueva poseen -o poseyeron, que muchas han desaparecido- fuentes y manantiales. En un mismo valle cercano a Villaco tenemos dos ejemplos antagónicos: la humilde fuente de los Baños y la fuente cascada del Olmo.
  • Por esos valles tributarios podemos buscar -y encontrar- paisajes perdidos a los que muy pocos se acercan ya…
  • Montes de roble. Es una de las zonas de la provincia donde más abundan. Son pequeños, pero ahí están: Valderrobledo, Arranca, Valdecarros…
  • Chozos y corralizas. El Cerrato -comarca que cruza el Esgueva- siempre fue pastoril. Todavía abundan los rebaños y los restos de viejas corralizas, chozos de pastor, abrevaderos y, por supuesto, cañadas y veredas. Sólo hay que dar un paseo por cualquiera de sus páramos. Además, cuenta entre Esguevillas y Piña con uno de los mayores chozos de este tipo, dedicado hoy a refugio de cazadores.
  • ¡Un embalse!: el de Encinas de Esgueva, que no es del Esgueva, de aguas transparentes, con peces, ranas y tortugas.
  • La vega y sus laderas,  siempre con abundantes almendros.
  • Y muchas más cosas y paisajes que cada uno descubriremos al sumergirnos en este mundo que parece pertenecer a otro tiempo, ¡y está al lado de Valladolid!

En Olmos de Esgueva

Las excursiones pueden ser muy diferente, no sólo porque el valle en sí lo es, también porque son muchos los caminos que, partiendo del centro del valle, nos conducen por vallejos, arroyos y cerratos que esconden verdaderas maravillas… naturales.

Así es el valle del Esgueva. Nos puede ayudar a descubrirlo el centro de interpretación, situado en el término de Renedo, junto al sifón del canal del Duero. Además, en este blog tienes varias entradas al valle desde la categoría Cerrato.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “…y el Valle Esgueva”

  1. alon Says:

    Está demasiado esquilmado por los agricultores, en primavera ponen todo perdido de herbicidas y es desagradable ir por allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: