Fuentes en Valladolid

Arco del acueducto, junto al arca principal

Proponemos un paseo, esta vez, de carácter urbano –o semiurbano– para conocer las viejas fuentes pucelanas: forman parte de nuestra historia y están al borde de la desaparición, o han desaparecido ya.

Hablar de las fuentes en Valladolid supone remontarse a otros tiempos, pues hoy las fuentes públicas forman parte de la red municipal de agua, y si hay alguna que no forma parte, es una verdadera reliquia de otros tiempos.

No hablaremos, salvo en este enlace, de aquellas fuentes que estuvieron conectadas al manantial de Argales, verdadero surtidor de agua hasta que a finales del siglo XIX se construyera el Canal del Duero. Son las fuentes Dorada, de la Solanilla, del Rosarillo, o de la Rinconada, entre otras. Y tampoco hablaremos de aquellas que desaparecieron hace siglos: los caños del Rastro, del Perú, de la Candileja…Sólo mencionaremos las que siguen dando agua de manantial o que han desaparecido hace muy poco, por si pudieran recuperarse.

La -1, anterior a la principal

¡Empecemos!

El manantial más importante de los que quedan es, sin duda, el que ve la luz en el pago de Argales, que fue aprovechado ya a mediados del siglo XV para llevar agua al monasterio de San Benito. Pero la dificultad de la traída era grande, pues el desnivel era mínimo –un 0,12%- y el agua se perdía en el viaje. Después de varios intentos, se le encarga al único que podía hacerlo con éxito: el arquitecto e ingeniero real Juan de Herrera y, efectivamente, a finales del siglo XVI gracias a un sistema de tuberías de barro y unas 33 arcas o registros –las Arcas Reales– se consigue llevar un buen caudal a diferentes fuentes públicas y privadas de Valladolid. Los protagonistas cervantinos de La ilustre fregona hablan de la fuente de Argales, famosa por su antigüedad y sus aguas. Y nosotros la seguimos teniendo aquí al lado.

Arca Real propiamente dicha

Algunas arcas fueron recuperadas hace cinco o seis años pero, desgraciadamente, parece que nadie las cuida y todos las maltratan: el exterior –y el interior- se usa como cartel mural, las llenan de basura, se han destrozado algunas cubiertas…

En todo caso, bien podemos hacer una pequeña excursión (que no llega a 6 km desde la plaza Mayor) para contemplar las 10 primeras, a partir precisamente de la décima, situada bajo el puente donde la carretera de Madrid salva el ferrocarril. Una senda nos conduce por estas Arcas, si bien hemos de salvar como podamos –perdiendo el sendero- la ronda interior. Además, algunas –de la 7 a la 9 al menos- mantienen manantiales propios que incrementaban el caudal de Argales y Las Marinas.

La 8, detalle del interior

Y llegados a las primeras arcas podemos contemplar tras los almendros en primer plano, Valladolid al fondo. Y detrás de nosotros, el pago de Argales, verdadero hontanar donde afloran estas aguas.

Fuente de la Acequia

Un complemento de esta excursión es seguir la acequia hasta la carretera de  Puente Duero: tras la gasolinera y cerca del hotel con las pistas de tenis estuvo la fuente del Pinar, o de la Acequia, ya desaparecida si bien quedan junto a los negrillos sauces cabrunos y juncos que indican donde pudo surgir el manantial.

Seguimos en la próxima entrada, en la que incluiremos un mapa con todas las fuentes.

Arca

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: