Vivitas y chorreando (2ª de fuentes)

Fuentes Valladolid

Además del manantial de Argales, nos quedan en Valladolid otras fuentes que todavía manan.

Fuente de Dios

Quizá la más curiosa y llamativa sea la fuente de Dios, en la calle Martín Santos de Parquesol: es nueva,  ha surgido en una urbanización gracias al desmonte previo. Da un chorro generoso, suele formarse cola para llenar garrafas y el agua es estupenda. Y está en plena calle. Claro que el entorno de la fuente no es nada bucólico, pero no se puede pedir todo. Una placa da gracias a Dios por el agua y a Juan por hacer la fuente. Una fuente natural… ¡de hoy!

Río de Olmos

Pero también hemos de dar gracias a los Amigos del Pisuerga porque hasta la fecha han recuperado al menos dos fuentes. En el barrio del 4 de Marzo, orilla izquierda, junto al puente de la División Azul se encuentra la vieja fuente del Río de Olmos o de San Francisco, porque junto ella se levantó el primer convento franciscano en Valladolid. Abrazada por la hiedra, esta sí es bucólica  a la par que simpática. Además, desde el mismo río se halla señalada por una cruz franciscana. Los vecinos del 4 de Marzo la miman y cuidan, y los salvajes del botellón la destrozan todas las semanas. ¿Quién ganará? Ya sobrevivió a la escombrera que la tapó con la construcción del barrio. El agua es muy buena.

Pasarela

En la misma orilla, entre la pasarela y el puente de Juan de Austria tenemos otro manantial, también recuperado por los Amigos. Le podemos señalar como fuente de la Pasarela o de la Hípica, pues no conocemos su nombre, si es que lo tiene. Nos ha dado la impresión de que es la única fuente cuya agua no es buena.

Los 4 caños del Sol

¿Quién no conoce la fuente el Sol en la cuesta de la Maruquesa? Cuatro hermosos caños, cuatro, un sol en el frontis, abundante arbolado y una amplia pradera con sombra completan el paisaje que, además, es lugar de paseo y esparcimiento para los vallisoletanos. Siguiendo por la senda paralela a la carretera que conduce al paramillo, vemos una fuentecilla –rústica y de un caño- que complementa a la anterior.  (Conocida como fuente de la Teja; ver abajo el cometario de Javi, que amplia la historia de la fuente el Sol) .

La fuente está escondida a la izquierda

La fuente del Cabildo mana con fuerza en la orilla derecha del Pisuerga, junto al puente del mismo nombre. Su agua también suele llenar garrafas. Casi enfrente, junto a la caída de la Esgueva, por la derecha, brota de la peña un manantial. Parece que alguien lo cuida: hay macetas e incluso una gruta ¿será un ermitaño? No tiene sentido gastar tantos esfuerzos en el parque Ribera de Castilla y en la desviación de la Esgueva para luego dar esquinazo a esta pequeña joya…

De la Mora

La fuente la Mora está detrás de las instalaciones deportivas que la Universidad posee en la carretera de Renedo. Se encuentra en la misma sirga del Canal del Duero, debajo de su nivel, y cuenta con densa vegetación y un  rústico merendero. Los alrededores están sucios, pero manos amigas velan para mantener digna la fuente, lo que se agradece.

Overuela

La Overuela tiene también su fuente, en un simpático soto entre el río y la calle Arrabal. Tres chorros que salen de un monolito y no suelen secarse mantienen una milenaria tradición.

Soto de Medinilla

Pero si hablamos de tradición, ninguna tendrá tanta como  la fuente de la Plata, en el soto de Medinilla. Seguro que fue usada por los habitantes de este soto ya en los años 1000-500 a. C., pues se localiza junto al pago de los Cenizales. Mana en la ribera, rodeada de negrillos y zarzamoras, a la vera del camino. Y se nota que ha estado muy bien cuidada hasta casi ayer. ¿Qué pasará con ella a partir de ahora? Precioso lugar si no fuera por el vertedero neumáticos cercano.

Estas son, prácticamente, las fuentes que nos quedan en Valladolid, aquel vallis tollitum, atolladero, valle de aguas, que tantos ríos, esguevas, manantiales, charcas y pozos tuvo… en otro tiempo.

La pequeña del Sol

Después de escrita esta entrada, hemos descubierto la fuente de la Bambilla.


NOTA sobre el mapa

No pretendemos ser exhaustivos ni hacer un trabajo científico sobre cada fuente; sólo pretendemos divulgarlas. Sí agradeceríamos cualquier noticia, dato o sugerencia, sobre estas u otras fuentes a fin de completar lo realizado. También animamos a quien corresponda a recuperar nuestros viejos manantiales. ¿Quién mejor que asociaciones como Amigos del Pisuerga con la ayuda financiera de administraciones, empresas y particulares?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

6 comentarios to “Vivitas y chorreando (2ª de fuentes)”

  1. Javi Says:

    Bueno, pues antes de nada daros la enhorabuena por el blog, por la iniciativa ciclista y por los interesantes artículos que narráis.
    En el caso de “las fuentes” de la Fuente el Sol, y a modo de complemento histórico, comentaros que la explotación de las mismas ya aparecía reglamentada y vigilada por el Ayuntamiento desde el siglo XVII, con una bajada de aguas creada y explotada hasta las inmediaciones de la actual avenida de Burgos, justo donde antes se encontraba el monasterio de La Victoria (ahora el cuartel de la Policia Municipal). Se las reconocía interesantes propiedades curativas para las dolencias del riñón, ejecutándose continuas obras de mejora y arreglo a lo largo de los siglos venideros hasta llegar al estado en que se encuentran en la actualidad. De las dos fuentes, la más “natural” y la que se corresponde con la línea de corte del acuífero es la de un solo caño, situada unos metros camino arriba de la primera de los 4 caños. Esta fuente se denomino allá por los años 70 como Fuente de la Teja pues una de sus antiguas reformas se realizó incrustando una teja en la salida de agua. A principios de los 90 estuvo un par de años en muy mal estado cortándose incluso el flujo de aguas. El trabajo de arreglo de una asociación de parados en colaboración con el Ayuntamiento y el Consejo Social del Barrio de la Victoria posibilito el arreglo de la misma quedando en el estado actual.
    Todavía mucha gente sube y acarrea agua, aunque los análisis efectuados no recomiendan su uso pues existen muchas filtraciones de las explotaciones agrarias que están en lo alto de la terraza fluvial… de todos modos los bebedores habituales de la misma aseguran que es buenísima y a los andadores habituales de ese paraje nos ayuda a refrescarnos.

  2. Carlos Says:

    Gracias Javi por el chivatazo.
    Enhorabuena por el blog. Decir que todavía me acuerdo de, por lo menos una, existente en la Ribera de Castilla y que, como hace mucho que no bajo, imagino que ya ni existirá. Al igual que la que caia por detrás del antiguo Seminario Mayor, daba gusto pasear por el paraje casi selvatico y ver el agua caer hacia el rio, sobre todo en primavera.

    • piscatorem Says:

      Gracias por el comentario, Carlos. Y gracias a él he visto tu blog y he quedado maltrecho, apabullado, anonadado y muerto síquicamente, no por tu culpa, sino por la Sra. Piqueta, ¡ni imaginar podía lo que ha trabajado en dos siglos! Debe estar extenuada la pobre. ¡Qué ciudad teníamos! Realmente, parece que nos hemos vuelto locos, porque hemos destruido todo lo que hemos podido y más. ¡No queda nada del año 1773! En fin, una pena. Y seguimos locos, pues ahora nos dedicamos a conservar casas de ladrillo que no tienen valor (!). No cogemos el equilibrio; parece que estamos borrachos… Bueno te hago una sugerencia: que hagas un reportaje fotográfico por los sitios, uno a uno, por los que pasaban nuestras Esguevas. Te acompañariamos encontados. Gracias y un saludo

  3. MARINA DE CASTRO Says:

    Buenas tardes, soy una seguidora vuestra y estaría muy interesada en saber si vosotros conocéis algo de la historia un manantial caudaloso que brotaba junto a la catedral titulado “los caños de la catedral”. Sé que este manantial servía a un lavadero y también servía para engrosar el caudal del Esgueva, pero no sé más. Si pudiérais darme algo de información os lo agradecería. Mi correo es mdecastromarinas@gmail.com. Muchas gracias y un saludo.

  4. javier Says:

    Buenas tardes: En el mapa creo que falta una fuente junto a la que recuerdo haber ido a merendar muchas tardes hará unos 35 años. Estaba situada bajo el paso elevado de la carretera de Madrid, que salva la línea de ferrocarril Valladolid-ariza, concretamente, y si viajáramos en tren, a mano derecha una vez pasado el túnel. ¿Estoy en lo cierto?

    • piscatorem Says:

      Hola, Javier, efectivamente tienes razón, donde tú dices había una fuente y -al parecer- todavía permanece el manatial; nos lo ha confirmado un vecino de ese barrio pero no recordaba el nombre de la fuente. Acabaremos pasando por ahí para conocerlo directamente y actualizar el mapa. ¡Gracias por la información!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: