Olvidadas canteras de un páramo lejano

De Villalar a las Canteras43 km aprox.

Un aislado y alargado paramillo se extiende entre Casasola de Arión y Tiedra. Tiene unos cuatro kilómetros de largo por uno -o medio- de ancho. Su orientación es Norte-Sur, en contraste con el páramo de los Torozos, que tiene orientación Este-Oeste, y del que se desgajó hace casi dos millones de años. La mitad Norte pertenece a Benafarces. La otra mitad a Villalonso, y la ladera Este a Casasola.

¿Por qué quedó aislado y en diferente orientación, pues debería haber desaparecido, como de hecho ocurrió con los que se levantaron en la provincia de Zamora y en buena parte de la de Valladolid? Tal vez por la particular consistencia y calidad de la piedra caliza que cubre y protege su superficie. Además, esto explicaría otra importante característica del lugar: que durante siglos se ha dedicado a la explotación, mediante canteras, de la piedra.

Restos del Chozo

Pero vayamos por partes: ¿Qué  nos llama la atención al llegar al páramo? Pues la cantidad de piedras de todos los tamaños que abundan, tanto formando linderos como amontonadas. En otras parameras -Torozos, Cogeces, Cerrato- también abundan, pero suelen ser irregulares y más bien pequeñas, al margen los grandes bloques unidos al terreno. A medio tallarAquí, además, muchas son regulares, como si hubieran sido talladas. Y efectivamente lo fueron, pues el topónimo del lugar -las Canteras– nos dice lo que un día fue. Además, pueden verse muchas piedras con señales de haber sido trabajadas, mostrando resaltes y canalillos. Esto confirma también la buena calidad de la piedra caliza que aquí aflora. Y esta puede ser también la causa de por qué aguantó aislado el páramo resistiéndose a la erosión, mientras sus compañeros caían.

Pero hay más.

Veremos los muros de un viejo chozo construidos con auténtica piedra de cantería; una mesa con sus sillas que bien pudieron usar los Picapiedra (nunca mejor dicho); una especie de asientos -siempre pétreos- dispuestos en semicírculo como para formar consejo….

Mesa

Y también hemos podido saber que algunas iglesias y palacios de Toro, y muchos templos de la comarca, se construyeron con piedra extraída y tallada aquí . O sea, que estamos sobre  las mejores calizas de la provincia.
Sin embargo, la explotación debió ser superficial -la capa de caliza es superficial- pues no apreciamos concavidades y el páramo es perfectamente raso.

Almendros
Luego, nos llamará la atención la abundancia de almendros, sobre todo en la mitad Norte, en Benafarces. De todos los tamaños -pequeños y grandes-, en linderos, delimitando josas, agrupados… Ya no están cuidados ni reguilados, pero siguen ofreciendo buenos almendrucos, algunos amargos. Además, la abundancia de piedras -para sentarse y para cascarlos- invita a saborearlos en el mismo pie del árbol. La parte de Villalonso no posee casi almendros, y algunas zonas del páramo han sido repobladas con pinos de Alepo.

Incluso descubrimos los restos de una fuente, manantial o pozo en el mismo ras del páramo. Nos lo estaban señalando unos chopos y junqueras y, al acercarnos, vimos los restos de lo que pudo ser el pilón. Agua -era principios del otoño, tras el seco verano- no había.  Esto sin contar las fuentes de la ladera de Casasola:  el Herreñalico y Valdesosnal, entre otras.
Los álamos señalan la fuente
Finalmente, el páramo es un mirador perfecto de esta comarca en la que se mezclan los Torozos, la llanura toresana, el valle del Duero y los límites de Tierra de Campos. Se divisan un montón de pueblos, destacando Toro y sus torres eclesiásticas, castillos -Villalonso a un tiro de piedra, Tiedra más lejos-, tesos escindidos del páramo, como el Agudillo, la cuesta Genilla, o San Cristóbal.

O sea, otro paisaje diferente y con su encanto sencillo en esta llanura castellana en la que algunos destacan su monotonía. ¿O la monotonía está en al mirada?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Olvidadas canteras de un páramo lejano”

  1. José Ramón Says:

    Muy buena la frase de “la monotonía está en la mirada”.
    Muy buen blog !!

  2. indiocobreado Says:

    Conozco la zona y me apasiona, mientras retiro pierdras al paso del arado pienso en la gente que aprovechaba lo que la naturaleza ponia a su disposición, piedras, almendras y fuentes y construia palacios y castillos; lo que para ellos era vida parece que para nosotros son estorbo y ruinas. ¡Esto tiene que cambiar¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: