Frutos de otoño

Endrinas

El otoño es un tiempo distinto y especial. Los colores poseen un brillo peculiar, pues el sol ya no tiene la fuerza deslumbrante del verano y pone cada color en su tono perfecto. Además, aparecen los amarillos, casi dorados, en los árboles, y esa tonalidad de rojo, o azulado, o verde en muchos frutos. Es una pena que este otoño -ya mediado- no nos haya traído la otoñada, con su hierba nueva y sus hongos…

Pero sigue siendo la estación por excelencia para recoger frutos. Lo vemos con claridad en las salidas en bici de estos días. Uno de los primeros frutos, riquísimos, son las zarzamoras, que encontramos en los zarzales de riberas y otros lugares húmedos. Pero hay que esperar a tomar las moras más negras, pues las rojas no están dulces todavía. No obstante, a estas alturas del otoño ya casi no quedan zarzamoras, pues se dan sobre todo a finales del verano y comienzos del otoño.

Las endrinas, de un azul casi negro, permanecerán en el arbusto hasta finales de la estación. Con ellas se elabora el pacharán o licor de endrinas. Las podemos coger en casi toda la provincia: Tierra de Campos, Torozos, Medina, pues se encuentran a modo de barreras en los límites de las tierras de labor con montes o caminos.

Majuelas

Dentro del género que llamábamos tapaculos de nuestra niñez, tenemos un montón de frutos globosos de color rojo. Uno de ellos es el del rosal silvestre. Otro, las majuelas del majuelo, comestibles si están muy maduras. Según los entendidos, poseen un altísimo contenido de vitamina C. Los dos adornan los caminos de otoño, especialmente cuando brillan al sol.

Almendrucos

Ahora hay que aprovechar también para comer almendrucos, pues los almendros son muy abundantes en nuestra provincia. Antaño, las viñas, huertas, josas y muchos caminos estaban adornados con estos árboles. Debido a su fortaleza -sólo necesitan un clima templado y terreno seco- hoy todavía adornan nuestro paisaje.Y nadie nos va a impedir darnos una buena merienda de almendrucos. Pero ¡cuidado! que también hay muchos amargos, que fueron utilizados para especialidades farmacéuticas.

Acerolas
Otros árboles frutales menos abundantes son los nogales, los membrillos, las higueras, o los acerolos, plantados desde hace años en nuestra provincia en muchas huertas y ciertos caminos. Y también podemos encontrar algunas parras asilvestradas -hemos visto más de un viejo majuelo en tierras hoy de pinar- que siguen dando uvas dulces a pesar de los pesares. O buscar -al modo de aquellas espigadoras- rampojos una vez finalizada la vendimia.

Ya maduras, empiezan a caerse de encinas y robles las bellotas, perfectamente comestibles a pesar de su fuerte sabor a madera. Aunque mejor las saborearemos bien asadas.

Bellotas de roble

Estos son algunos de los frutos sabrosos que nos encontramos en nuestros paseos otoñales. Los frutos de otros árboles o arbustos -cornejo, aligustre,torvisco, enebro…- estarán adornando campos y caminos e incluso algunos, como los de la escoba y la retama nos alegraran el oído con sus agradables sonajeros.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

2 comentarios to “Frutos de otoño”

  1. TJOCHEP Says:

    Si quieres hacer tú propio pacharan casero o una buena mermelada yo tengo las endrinas ecológicas , silvestre , recolectadas una a una sobre pedido.

    tjochep@gmail.com

  2. castronatura Says:

    conseguir endrinas silvestres para licores o mermeladas es sencillo en castronatura(arroba)gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: