Majuelos de La Seca

Para volver desde la Virgen de la Peña nos alejamos del Duero y subimos ligeremente la cuesta en dirección a la Seca, pero sin llegar a esta localidad. Dejada la carretera, atravesamos el Plantío, un pinar que tiene también prados en algunos claros del monte, que siguen antiguos cursos estacionales de agua como el barco del Corneta.  No hay peligro: el firme es muy bueno por mucha agua que haya caído.

Después, salimos a horizonte abierto, siempre con brisas agradables, salvo temporal. Y empiezan los majuelos, cuidados, perfectos, limpios, aclarados en esta época, normalmente con gente trabajando. Alguna encina solitaria se siente acompañada por las viñas. Pasamos junto al charco Vascarlón mientras subimos, poco a poco, en dirección a La Seca. Detrás se ve perfectamente el páramo de los Torozos con Villavieja del Cerro delante.

Torcemos al a izquierda, siempre acompañados de majuelos. Una cruz metálica junto a una encina recuerda la vida eterna y, por tanto, la muerte de alguien en ese lugar. El gran valle del Duero se vislumbra, inmenso y amplio, hacia el Norte. Al fondo sigue dibujándose el páramo; se distinguen bien Matilla de los Caños y Velliza.  Cruzamos una carretera y empezamos a bajar suavemente hacia Serrada. Majuelos, prados, encinas, pinares. De los prados se levanta un bando de cinco avutardas. Nunca antes las habíamos avistado por estos lugares. La luz se refleja en los cantos rodados que parecen brillar. Las ruedas hacen sonar la grava mientras bajamos por el barco del Lobo.

En algunas cepas han quedado abundantes rampojos. No hay uvas más dulces que éstas, aunque tengan mala pinta por su color y arrugas. Y están más dulces aún las de verdejo que las negras de tempranillo.

Cruzamos Serrada hacia el Este, hasta que bajamos a los pinares de Villanueva. Con el último sol de la tarde llegamos a esta localidad por la fuente Lavar.

Buena parte del camino lo hemos hecho sobre la plataforma detrítica que va, elevada entre el Duero y algunos arroyos, desde Herrera hasta cerca de Toro. Al parecer, primero la modelaron los ríos al actuar sobre las terrazas existentes y, más tarde, grandes avenidas de agua la recubrieron de grava.Se trata de una formación geológica peculiar, no muy común.


Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Una respuesta to “Majuelos de La Seca”

  1. polita Says:

    Buen paseo, bonitos cielos y rica merienda.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: