De Valdestillas a Puente Mediana (Adaja y Eresma)

Seguimos rodando por Tierra de Pinares. Es lógico: en época de lluvias es el terreno ideal, pues no hay barro, sólo arena.
Esta vez hemos ido desde Valdestillas -cruce de cañadas reales- hasta  Puente Mediana, entre Hornillos y Alcazarén, unos 44 km en total. En esta entrada describiremos brevemente el recorrido completo y en la segunda nos quedaremos en el horcajo de la confluencia Adaja-Eresma.

Pinares y cañadas

El primer tramo discurre por una buena pista que nos acerca atravesando campos cultivados hasta el puente de piedra sobre el Adaja, junto a Sieteiglesias. Al Oeste hemos ido dejando la mesetilla del Monte, plagada de majuelos, si bien sólo distinguimos la silueta de un solitario pino. Luego, ya en la orilla derecha,cruzamos la carretera y bordeamos el recinto de piedra que fuera un zoo.
Después, vemos no muy lejos Villalba y la amplitud de los cielos castellanos. Y volamos hasta llegar a la ribera del Eresma gracias a las pistas abiertas hace poco.
Entre campos y pinares, por la cañada real recién amojonada, nos presentamos en Hornillos,lugar de avituallamiento.

Puente Mediana

Dejada la carretera, nos deslizamos por una vieja calzada entre almendros y junto a un delicioso prado ribereño hasta la puente Mediana, contruida en el s. XVII por Francisco de Praves para dar servicio al camino real de Valladolid a Toledo. Pero hoy es un insólito lugar .


Insólito por muchos motivos. Es un precioso puente de dos ojos apuntados al que se le está merendando lentamente la maleza. Arbustos y negrillos crecen en su firme y en las barandas de piedra. La parte superior se encuentra llena de musgo y verdín. Bien es cierto que, por debajo, las bóvedas parecen decididas a resistir. Y el paso se hace  estrecho, recordando un viejo contadero de ganado.
Además ha conservado el femenino, gracias al mantenimiento de su inseparable adjetivo, mediana. Y, por último, en los alrededores de la puente se oye suspirar a Luis Candelas, ese romántico bandolero con leyenda de bueno y cultivado que respiró en esta puente sus últimos instantes de libertad en verano de 1837;luego, en la próxima Alcazarén, era apresado por la Guardia Nacional, y muerto a garrote vil en otoño de ese mismo año. ¿O es que tal vez la entonces coqueta puente se enamoró del Candelas y ha mantenido su femenino por él? Entre el murmullo del agua y de las hojas de negrillo se sigue oyendo la copla:

que estoy en vela
para ver si me roba,
¡ay!, Luis Candelas…

Paraísos escondidos

Pero dejémonos de historias y misterios, y pasemos a la otra orilla del Eresma. Ahora vamos a disfrutar de alamedas, cortados bajo el pinar, pequeñas playas escondidas, agua cristalina, prados frescos y, en fin, olvidados paraísos que se han acogido a la frescura protectora del río.


Aquí empieza también la parte del trayecto, sí, más hermosa, pero también más técnica y complicada para la bici. Vamos a tener que poner pie en tierra más de una vez por troncos de árboles que se atraviesan, o porque la rodera -¡sí de la moto!- se ha estrechado demasiado. De todas formas, a pesar de los moteros, está relativamente transitable. Conviene tomar alguna de las sendas o caminos que bajan hasta la orilla para contemplar de cerca la corriente. Especialmente podemos aprovechar los utilizados por los vehículos forestales.

Brazuelas y el camino de Santiago

Acabamos saliendo al pinar de Brazuelas y,por el camino de Santiago y cañada real, descansamos del sendero ribereño. Claro que al cruzar entre Brazuelas y el pinar nos podemos quedar clavados en el arenal. Para compensar, un Santiago peregrino, fuerte e impetuoso, nos anima desde el otro lado de la valla. Más lejos un crucero que casi no se distingue también nos recuerda el Camino. ¡Bien por la gente de Brazuelas!

Pero Brazuelas es también un lugar con mucha historia. En un viejo documento podemos leer:

Nuño Sarracino y su mujer D.ª Eulalia ofrecieron al monasterio de Silos la aldea de Brazuela, cercana á la villa de Olmedo, la qual avían recibido del rey Alfonso VI. La fecha es Domingo 13 de Diciembre del año 1125, y expresó el notario, que D.ª Urraca reinaba con su hijo D. Alfonso

Además, en la fortaleza de Brazuelas -de la que nada queda- estuvo preso, por orden de Juan II de Castilla , el célebre Fadrique de Aragón, Conde Luna, donde murió en el año de 1434.  Y, por si fuera poco, a principios del siglo XX se encontró dentro de un muro, escondida, una imagen de la Virgen de la O, que hoy vemos en la iglesia de Santa María Magdalena de Matapozuelos.

Y muy de prisa, entre pinares y cañadas con renovados mojones, llegamos a la confluencia para tomar un camino técnico -aunque no tanto como en el primer trayecto por la orilla del Eresma- que nos conducirá hasta el Tamarizo casi por las aguas del Adaja, entre cañizos y saúcos. ¡Precioso también! Luego, cruzado el Adaja, llegamos de nuevo en Valdestillas.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una respuesta to “De Valdestillas a Puente Mediana (Adaja y Eresma)”

  1. polita Says:

    Precioso camino el de hoy. Y bonita forma de narrarlo. Vamos a tener que engrasar las bicis, que éste, caminando, como que no.

    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: