El Canal de Castilla de un tirón

Es lo que algunos ¿locos? hicimos el domingo pasado: bajar desde Alar del Rey hasta Valladolid, unos 150 km. Casi 45 ciclistas en bici de montaña (más Isaac en una bici mixta de carretera y no se sabe qué), viento a favor o de costado, parte del trayecto con barro pegajoso, sol y sombra, temperatura agradable, lluvia amenazante. Como casi todos sufríamos un poco -o un mucho- nos íbamos animando unos a otros y nadie cayó en la tentación de tomar el tren. Además, si los males hubieran ido a mayores, la furgoneta llevada por los padres de Carlos estaba en todos los cruces clave.
La serpiente multicolor se fue alargando y estirando en diferentes grupitos, cada uno a su ritmo. Los primeros iban como locos, los últimos más despacio. A pesar de todo, la cabeza de carrera se despistó antes de llegar a Frómista y algunos se fueron a Boadilla del Camino (!) en su afán de devorar kilómetros y kilómetros a cualquier precio. Pero a la hora prevista, todos estábamos comiendo en la fuente Tejar, junto a la única esclusa cuádruple de la Ría y saludando a los peregrinos jacobeos. Eso sí, Isaac no nos invitó a la fabada que se metió entre pecho y espalda y por eso, después de comer, no corría, volaba, mientras los demás hacíamos lo que buenamente podíamos.
Total, un día para disfrutar en pleno campo entre las riberas del Canal, las amplias llanuras de Tierra de Campos, los valles del Pisuerga y del Carrión… y también hubo tiempo para visitar el románico de Frómista.
Contamos con un cámara que, aparato en ristre, o sea, en oreja, se paseaba por la serpiente -arriba y abajo- como si nada. Pero las fotos le habrán salido algo movidillas, me temo.
La segunda parada fue en Villamuriel, para merendar un poco. La gente no estaba supercansada (todavía).
A la altura de Cabezón, Carlos e Isaac nos adelantan tan deprisa que casi nos caemos por la fuerza del aire desplazado, aunque no nos tocaron. ¡Lo que hacen las fabes!
Hacia las 8 pm entraban los primeros en la dársena de Valladolid y los últimos llegaban hacia las 8.30, todos felices.
Muchos no nos creíamos que habíamos superado la prueba pero era cierto: ¡estábamos en Valladolid! ¡El Canal nos había desafiado y le habíamos vencido!
¡Qué gran día!
Ver crónica completa en la web oficial ; también hemos salido en los papeles
Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “El Canal de Castilla de un tirón”

  1. polita Says:

    ¡¡¡Guau, qué divertido!!! Mi chico siempre está comentando que lo quiere hacer con la piragua, pero nunca encontramos el momento…

    Preciosa y ¡concurrida! excursión.

    Qué egoista Isaac…;), todas las fabes pa’ el sólo…

    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: