Alrededores de Valladolid



Otro paseo ideal para el verano. Los ciclistas sabemos que por mucho calor que haga, siempre tendremos una ligera brisa al rodar. Y si además subimos al páramo, la brisa será más fresca debido a la diferencia de temperatura que también suele existir habitualmente entre ese ras y el valle. De manera que los páramos son para el verano. Muy cerca de Valladolid tenemos el de Torozos, subiendo hacia Villanubla o Ciguñuela, o los cerratos que forman los valles de Pisuerga, Esgueva y Jaramiel.  O sea, que no hay que irse demasiado lejos para dar un paseo refrescante

Rodando, nos encaminamos esta vez  hacia la Cistérniga: este paseo por los límites del Cerrato nos ofrece  magníficas vistas sobre Valladolid primero, sobre el valle Esgueva después, y sobre el Duero y Tudela más tarde. Además, rodamos un buen rato por la vieja Cañada Real Leonesa, en desuso desde mediados del siglo pasado.

Poco después, una bajada salpicada de toboganes nos conduce entre almendros y girasoles hacia Tudela, pero no llegamos a esta villa. Sólo no sacercamos. Volvemos casi sobre nuestras roderas para pasar junto al Prado, donde hay una amplia laguna, una pradera en la que ahora se cultiva alfalfa y un arroyo con abundante agua y diversos tipos de anfibios.¡Qué frescura! Al fondo, las tradicionales minas de yeso de las Mamblas.

Cruzada la carretera de Villabáñez, subimos casi sin darnos cuenta una suave cuesta donde encontramos un chozo, abundantes robles y un manantial. Ya hemos pasado por aquí en otra excursión reciente, pero el color del pasisaje ha cambiado totalmente de unos meses a esta parte.

La bajada a Olmos de Esgueva es rápida y en el pueblo nos refrescamos. Luego, nos acercamos a un viejo molino cerca del río y, ya por el valle, llegamos a Renedo y luego a Valladolid. Desde Olmos podemos volver bien por la senda verde o bien por el sendero señalado con los signos propios de los senderistas.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “Alrededores de Valladolid”

  1. Sergio Says:

    Una excursión muy bonita que me trae muchos recuerdos. Creo que la primera cuesta larga que subí en bici fue la del Cerro del Águila, por el que se pasa en el recorrido que habéis puesto. Pero no estoy muy de acuerdo con que sea un paseo ideal para hacer en bici en verano. Bueno, depende de la hora. A veces la sequedad del terreno y la falta de sombra en el páramo hace que la sensación de calor sea demasiado acentuada. La brisa en la bici sí que es verdad. A poco que nos esforcemos será un vientecillo de 20 km/h que nos vendrá muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: