Villafrechós,Villalombrós,Villaesper,Villabrágima


Seguimos -continuando la ruta de la entrada anterior-  en Tierra de Campos y nos metemos, además, en el corazón de esta tierra de villas. ¡Qué barbaridad! ¡Cuántos topónimos con este comienzo!
Pero bueno, hablemos algo del paisaje. Salimos de Cabreros del Monte desde la laguna –hay fochas y patos, aunque está sucia- y tomamos el camino que nos lleva, en directo, a Villafrechós. En una elevación del terreno podemos ver de nuevo los anchos campos de Castilla que llegan desde Santa Eufemia del Arroyo –a nuestros pies-  hasta el Teleno por el Oeste y hasta la montaña palentina por el Noreste. Un rústico y sencillísimo pozo –el brocal, de una pieza- situado junto a una reguera nos dice que aquí estuvo Curieses, hoy despoblado. Y, a un kilómetro del pueblo, una fuente seca con arco de ladrillo nos habla del valor que antaño tuvieron estos manantiales, hoy sucios y despreciados.


Villafrechós es  grande. Tiene un poco de todo, hasta farmacia y estanco. Pasamos por la calle del Castillo, señal inequívoca de que lo hubo aunque ya no quede nada. Impresiona la alta cerca del convento, de tapial con verdugadas de ladrillo y asientos de piedra. Y las iglesias y las casas blasonadas, por no hablar de los palomares y los restos del molino de viento. Junto a la Virgen de Cabo un prado, una fuente y bancos nos acogen para descansar.
Al poco de salir vemos una mínima alameda y en ella descubrimos otra fuente, también con arco de ladrillo y perdida, un palomar que más bien es ya un pedazo de tierra, y una higuera. Al final del camino, en el cruce, de nuevo nos paramos a contemplar la inmensidad que abarcan estos campos de tierra. Imposible acostumbrarse a sus dimensiones.
Y descendemos hasta tomar la cañada de los Caleros llegando por ella hasta el despoblado de Villalombrós o Villalumbrós, del que nada queda, al menos a primera vista. El paisaje, sin embargo, es algo diferente: tres alamedas, varias regueras, humedales, extensos prados… parece como si los habitantes de Villalombrós hubieran escogido el lugar por su humedad ¿umbroso?, por su abundancia de agua. Pero también aquí hubo un castillo que se daban, quitaban y devolvían los reyes de  Castilla y de León.


La cañada nos lleva hasta Villaesper, con sus rústicas bodegas en lo alto, fuera del pueblo, y su impresionante iglesia de Santa María, de excelente y noble cantería… en ruinas. Así es Castilla. O la raya de Castilla y León.
Otro paseo más pasando junto a pozos pastoriles y contemplando el ancho valle del Sequillo. Al final del trayecto nos espera la última villa, Villabrágima.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Villafrechós,Villalombrós,Villaesper,Villabrágima”

  1. polita Says:

    Me ha encantado este “villarecorrido”. Y la última foto…enamorado.

    Besotes!!!

  2. juan Says:

    pasaste por la parte “judia” de Valladolid. Villabrágima fué “villa ibrahim”, y fue donde se refugiaron muchos conversos forzados.

    • Ana Rosa Gonzalez Says:

      De Villabrágima era mi familia. Estuvieron allí por lo menos 500 años. Mi bisabuelo tenía su casa en el barrio judío, al otro lado del arco, en la calle de Oro. Me gustaría saber, Juan Says, de dónde sacaste el dato de que en este pueblo se refugiaron muchos conversos forzados. Gracias. anakore1@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: