Niebla y hielo

Aunque lo más lógico y normal en días de niebla y frío es guarecerse en los pinares, esta vez nos dio a algunos por subir al páramo. Tiene una ventaja, al menos: que en la subida entras en calor y si continúas pedaleando por el llano, lo mantienes.

Por eso, el fin de semana pasado, partiendo de la fuente de la Garbancera en Zaratán, ascendimos al páramo de Ciguñuela. ¡Qué niebla! ¡Qué frío! ¡Qué hielos! Pero el cuerpo, por lo dicho, entró en calor. Todo estaba en calma. Sólo algunos cuervos y grajos se atrevían a desafiar al inclemente tiempo y estaban a lo suyo, buscando comida. Y alguna solitaria lavandera.  Pero ni jilgueros, ni pardillos, ni cogujadas.

En la cuesta abajo por la fuente de los Pocicos el frío azuzó un poco más, pero enseguida lo olvidamos. Pasamos por el sepulcro megalítico de los Zumacales y de ahí al puente de Simancas, donde los patos estaban felices y contentos disfrutando de un –para ellos- benigno día.

Y ya puestos, sirvan también estas gélidas imágenes parameras para felicitar las Navidades a todos los lectores del blog.

¡Continuaremos el año que viene, que lo deseamos para todos lleno de grandes travesías y agradables paisajes!

Autor: piscatorem

Los autores de este blog somos Federico Sanz (textos, fotos) y Óscar Domínguez (mapas, documentación). Tenemos escritos 7 libros de viajes y rutas, y un montón de artículos en diferentes revistas. Además, seguimos saliendo en bici todas las semanas. Si quieres, estas invitad@.

2 opiniones en “Niebla y hielo”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: