De la fuente del Tasugo a Quintanilla

En la entrada anterior nos habíamos quedado en la fuente del Tasugo que, efectivamente, se encuentra casi en el ras del páramo. Desde aquí, siguiendo un poco más veremos enseguida dos cruces que recuerdan un asesinato doble. Impresionan en este solitario lugar. Con dificultad, se acierta a leer algo de la inscripción.

Por cierto, que este páramo podría resultar un tanto peligroso: algunos habitantes de los pueblos cercanos nos han comentado que se han llegado a perder aquí. Como no lo atraviesa ninguna carretera y el paisaje es mas o menos uniforme, sin puntos de referencia que no sitúen, existe cierto riesgo de despiste. No obstante, acabaríamos saliendo a algún lugar más o menos conocido o habitado. Claro que, si vamos andando, tal vez no nos de tiempo a volver dentro del horario previsto.

El paisaje lo conforman sembrados, pinarillos, muretes de piedra, robles solitarios, alguna nava, y restos de corralizas. Y arriba el cielo y abajo la tierra. Estamos como en una cima amplia y plana. Curioso y llamativo. Y también resulta curiosa la ermita del Cristo –nueva, del siglo XX- que vemos en el Cabañón, junto a un poste que señala distancias kilométricas a distintas ciudades del mundo.

Antaño también hubo abundantes corralizas y chozos de pastor, sobre todo en la zona del pinar próximo ya a Quintanilla de Onésimo. Además de pasar junto a un chozo en perfecto estado, vemos restos de corrales entre los pinos, robles y enebros de este intrincado monte que debió estar más abierto en otros tiempos. Hoy abundan por aquí los corzos, pues poseen abundantes escondrijos. Y los más variados animales nos pueden dar una sorpresa, desde un azor a un jabalí.

La bajada a Quintanilla, dejándonos caer por la cuesta, nos reconforta. Ya en el Duero podemos descansar junto a la vieja aceña, justo donde nace el Canal del Duero. O en una de las muchas fuentes (¡no sólo bodegas!)que este pueblo tiene.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Una respuesta to “De la fuente del Tasugo a Quintanilla”

  1. Javiloby Says:

    ¡Ya lo creo que es difícil leer la inscripción! Sin embargo, un amigo ruchel, y tocayo mío se ha molestado en averiguar algo más y nos lo ha contado. Lo incluyo aquí para que ayude a conservar la memoria de nuestra historia, a veces muy triste y violenta:

    >Bueno, ya he encontrado más información en un escrito que tengo sobre los chozos de Tomás Madrazo:
    >” Inscripciones de las cruces “Aquí yacen los restos mortales de Pedro Redondo Frutos muerto alebosamente ( sic) a las seis de la mañana del día 21 de Julio de 1905 su desconsolada viuda rinde este tributo a su memoria” RIP. La otra cruz está dedicada a su yerno Emilio, ambos asesinados, a tiros de tercerola, por el guarda del campo, el tío Lurria al desobedecer sus órdenes y soltar el ganado que pastaba en los sembrados ajenos.”
    >Bueno, pues esa es la historia de las cruces de Las Cruces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: