Fuentes y manatiales de Amusquillo

Como todos los pueblos del Cerrato, Amusquillo tiene abundantes manantiales. Los páramos y cerros son como pequeños embalses que, gracias a sus capas de caliza, conservan embolsada el agua durante todo el año. Durante el invierno y la primavera se van llenando y en verano sueltan el agua que, desde tiempo inmemorial, sirve para abrevar el ganado y regar los huertos, además de para abastecimiento humano. Con frecuencia, sobre todo últimamente, los manantiales se agotan debido a captaciones de agua para riego extensivo. Pero este año debido a que ha llovido en abundancia o tal vez a que el riego viene disminuyendo –ha disminuido el cultivo de la remolacha, que exigía abundante agua- los manantiales no se han secado.

Tomando un camino a la derecha antes de llegar al cementerio nos presentamos en el manantial del Encaño, no lejos del pueblo en una zona verde con abundantes juncales. Tal vez se llame así porque antaño estuviera encañado para llevar el agua más abajo, o simplemente recogiendo el líquido para formar abrevadero. Lo cierto es que mana agua que hoy se recoge en pequeños charcos sucesivos para que beba el ganado. Al este vemos el pico de Santa Cruz –con su cruz de madera- que es un excelente mirador sobre Amusquillo y el valle del Esgueva.

Justo en la ladera opuesta del pico podemos visitar las ruinas de unos curiosos colmenares, como escondidos en un lago de romero.

Desde la carretera de Alba, en plena cañada de la Cercada, vemos la fuente de la Pililla, con su arca de piedra y ladrillo y su doble abrevadero. Y a poco más de 500 metros, en dirección noreste, está la fuente o manantial de Cañalejos. Se encuentra en la cabecera de un vallejo, entre chopos y sauces. En esta zona afloran otros manantiales a juzgar por los pradillos, juncales y charcos que se hacen notar en plena época estival.

Finalmente, en el camino del Val, bajo unos pinos en la ladera izquierda está la fuente Odre, no ha mucho Constantino –como reza el letrero- ha construido un arca en ladrillo y le ha colocado incluso un grifo. Enfrente, un camino sube al páramo sostenido por piedras calizas.

Ni que decir tiene que estas fuentes son de excelente agua, de lo cual damos fe.

En la próxima entrada repasaremos otros manantiales de Castroverde, localidad contigua.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: