La Cornejana y los molinos de la Guada y del Hontanija

Antaño Villanubla –o Fuentes Claras–  era conocida por la calidad de la piedra que daban sus canteras de caliza, y hoy lo es sobre todo por el aeropuerto y la cárcel. Aunque los nublenses recalcan que la cárcel está en Valladolid. Y los de Valladolid quieren que el aeropuerto sea conocido como de Valladolid.

Sea como fuere, lo cierto es que esta villa tiene otros tesoros que pasan desapercibidos. Aunque dentro de pocos años, ni eso; es posible que no quede mas que el rastro documental. Demos un pequeño paseo por sus cercanías. No señalmos ruta, pues seguimos rodando en buena parte a campo traviesa.

Salimos de la localidad por el camino de Tordesillas, en suave subida hacia páramo, y dejamos a la izquierda las ruinas del palomar de José Herrero, construido aprovechando la ladera. Es de barro blanco, que deslumbra con el sol, y de piedra caliza en la base y en la parte que da al vallejo.

Caminando por el páramo llegamos a una amplia hondonada señalada por un enhiesto chopo –luego vemos que son varios. Nuestro camino se cruza con el de los Panaderos, por que los de Zaratán o Valladolid acudían a los molinos que hay sobre el Hontanija y la Boada. En un herbazal fluye la fuente Cornejana. No da mucha agua pero, teniendo en cuenta que estamos al final de un seco verano, no está nada mal. Enseguida la reguera se la traga la tierra. Antaño daba origen al arroyo de su mismo nombre, que terminaba en el Hontanija después de refrescar el pago de santa Olalla.

Desde aquí podemos llegar, a campo traviesa, hasta el molino de Arriba. Pero no por el camino de los Panaderos, que no tiene salida, aparte de que la Finca de la Merced o de Santa Olalla tiene puerta que cierra el paso.

Este molino conserva una buena balsa en piedra caliza, pues donde se alojaba el molino propiamente dicho es una habitación de paredes de barro –blanco, como el palomar. El rodezno giraba bajo el típico arco de piedra, que también subsiste. Perteneció hasta la desamortización –al igual que el de la Merced, situado unos metros más abajo- a los Mercedarios de Valladolid que, por cierto, eran también propietarios de la Bambilla. El de la Merced está en una finca privada.

Casi en el mismo paraje vemos el molino de Santa Teresa, también en terreno privado, y el del Cubo, frente a aquel y en el arroyo de la Boada.

Para llegar a los otros dos hemos de seguir el cauce del arroyo de la Boada hasta los pies de la pista de aviación. El primero que nos encontramos es el de Monzón, que posee un perfecto cubo para potenciar la presión del agua y el segundo –superada ya la casa de la Boada- es el del Cabrito, del que solo queda –y en muy mal estado- la balsa de piedra caliza.

¡Ah, la Boada, o la Guada o, lo que es lo mismo, la Aguada! Es un amplio estancamiento natural producido por este arroyo situado  lo pies de la pista de aviación. Nace cerca de la carretera de Gijón, bordea la pista, recoge las aguas de la fuente del Caño y de otros dos arroyos más: uno que nace junto a esa fuente y otro que viene de Vzaco –kilómetro escaso- y desemboca a la altura de la casa de la Boada. Merece la pena pasear por las orillas de este humedal, descansar en sus prados, observar a sus inquilinos tanto del reino vegetal como del animal. Sobreelevado, cruza paralelo al arroyo el caz de los molinos del Cabrito y del Monzón, bien protegido por una hilera de arbolado.

Podemos llegar a la Boada bien desde los molinos de Santa Teresa y del Cubo siguiendo el arroyo, o bien por la vieja carretera que rodea la pista por el Oeste.

En la próxima entrada seguiremos por el páramo y sus casas.

Para saber mas de la historia y patrimonio de Villanubla, pinchar aquí.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

2 comentarios to “La Cornejana y los molinos de la Guada y del Hontanija”

  1. miangulo Says:

    Como siempre de interes

  2. Por el Hontanija, buscando “la fresca” - Durius Aquæ Says:

    […] De aquí partía el evocador camino de los Panaderos pegado al arroyo de la Carbajosa ¿cómo es que ha desaparecido? Por el se acercaban habitualmente desde Valladolid muchos propietarios de tahonas a por su imprescindible harina hace ya algún siglo que otro. El increíble pasado molinero de este arroyo es algo que sorprende y si no leed esto. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: