Volando a Medina del Campo

Como el domingo pasado amenazaba fuerte viento del norte, decidimos ir en bici hasta Medina del Campo, para volver tranquilamente en tren. Y, efectivamente, la amenaza se cumplió, de tal manera que en algunos momentos parecía que –en vez de rodar- volábamos. Pero no todo fue volar, como se verá.

De Valladolid al puente del Adaja fuimos por tierra trillada, o sea, muy conocida: Cañada real a Puenteduero atravesando el pinar de Antequera, cruzado el puente del Duero tomamos en camino de Aniago que, pasando por este arruinado monasterio, nos dejó casi en el mismo puente del Adaja, que bajaba trasparente y arenoso. Además, ya tenemos otro viaje a Medina en una situación parecida hace dos años, y hasta el Adaja el camino es el mismo.

Y a partir de aquí no todo fue coser y cantar, o volar. Que en la zona de pinares entre Villanueva de Duero y Valdestillas, debido a la abundancia de arena, nos quedamos con las bicis clavadas mas de una vez. O sea, pie a tierra y a llevar la burra por los cuernos. La verdad es que por estos pinares sólo se va relativamente bien en época de lluvia, con la arena mojada. Y a veces ni por esas. Pero lo cierto es que este paisaje siempre es agradable, con aromas a resina y cierta oscuridad que le da un toque distinto.

Tomamos la cañada del Judío para intentar ver la fuente del Prado, en el pinar de San Juan de Dios, pero ha desaparecido. Seguramente hubo aquí hace años, además de la fuente, un pequeño humedal, pero hoy todo es un gran claro arenoso entre pinares dedicado a tierra de labor. En vez de fuente, un gran pivot que parece aprovechar el manantial. Es lo que hay.

Tras una cuesta arriba dejamos definitivamente los pinares y subimos por la cañada de Valderramos a una pequeña meseta y ¡oh claridad y amplitud del paisaje! vimos un extenso y luminoso panorama; detrás de nosotros el valle del Duero con el páramo de los Torozos al fondo, al Este Valdestillas, hacia el sur un pinar el que sobresale la espadaña blanca de la ermita de la Virgen de la Moya… Siguiendo un poco más vimos al fondo Matapozuelos con su giralda. No en vano el lugar se llama Buenavista. Y los kilos que pesamos nos dejaron gracias a la fuerza de la gravedad y sin dar pedales en la Cañada real merinera que une Valdestillas y Medina del Campo y que se encuentra perfectamente amojonada. A un lado y a otro de nuestra ruta se extiende los viñedos de la Verdejo.

Ahora sí que el viento empujaba. ¡Qué manera de volar! En vez de una cañada, en vez de un camino, parecía una autopista. En un santiamén nos llevó a la altura de Ventosa de la Cuesta, que dejamos a la izquierda después de saludar a un pastor con su rebaño que avanzaban por la cañada en sentido  contrario al nuestro.

Luego, subimos una agradable cuesta protegida por almendros casi sin darnos cuenta. Más tarde cruzamos un camino que lleva a Pozaldez: al fondo se divisa el árbol que señala la fuente del Angelillo. Enseguida destacan a la izquierda las torres de Pozaldez; subida la cuesta se distingue el pueblo con su olivar delante.

La bajada a Rodilana la hicimos siguiendo la amplia cañada que, sin dejar de ser una buena pista, es también aquí una pradera o humedal. Otra torre enorme en ladrillo tiene la iglesia de este pueblo. Muy cerca, una fuente con un amplio abrevadero. Esta localidad -como Ventosa-  es bien sana: de hecho trajeron aquí a Rosa Chacel de niña sus familiares para que curara de una enfermedad pulmonar.

Y como la cañada va por la carretera, decidimos tomar otro camino más o menos cercano a la vía del tren. Al poco nos plantamos en el casco urbano de Medina donde tenemos varios trenes para elegir: 15;47, 16:00, 16:41; 17: 56, 18:08…

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios to “Volando a Medina del Campo”

  1. polita Says:

    Esta, a excepción de las arenas de los pinares, me la hago hasta yo… 😉

    Muy bonito el día, vaya luz más buena.

    Besotes!!!

  2. miangulo Says:

    También un ratito nos acompaño por el camino a Rodilana, si mal no recuerdo, una liebre juguetona y por el pinar del Esparragal según me cuenta Oscar, que le habían dicho, quedan restos de alguna trinchera o parapeto de la guerra civil. Frio también nos hizo, temperaturas entre mas tres y menos seis grados bajo cero, pero día muy luminoso, radiante…….y ¡ que rico y calentito ese caldo!.

    Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: