Por el Cerrato a Valladolid (I): Fuente del Horno

El pasado domingo decidimos que había que rodar unos cuantos kilómetros y tomamos el tren hacia Venta de Baños. De allí, por la carretera llegamos a Hontoria de Cerrato pasando por Tariego, donde pudimos contemplar –desde el puente- un  pescador de barbos a la ova.

De Tariego a Hontoria observamos cómo gigantescos trozos de yeso o marga se habían quedado, aislados, a unos pocos cientos de metros del páramo; buen presagio. En Hontoria paramos junto a una pila abrevadero y… ¡primera cuesta! La verdad es que el paisaje a nuestras espaldas ya hacia grata la subida.

Entre robles aislados, cruzamos junto a las canteras industriales de Cementos Hontoria, paramos para ver de cerca un chozo de pastor y al empezar el descenso del páramo hacia Cevico de la Torre, ¡sorpresa!, nos topamos con la nunca imaginada fuente del Valle Horno o, simplemente, del Horno.

No está claro si es una fuente o un pozo, o un híbrido de ambos. Imaginemos un chozo de pastor de piedra, completamente enterrado a dos o tres metros bajo el suelo. Este chozo tendría un primer cuerpo cilíndrico y un segundo –la cúpula-  en forma de cono alargado y más bien puntiagudo. Como está enterrado se accede a él por una galería, muy inclinada hacia abajo, con dos docenas de generosos peldaños de piedra. En el extremo mas bajo estaría la entrada del chozo y en el de arriba la puerta que nos introduce desde el exterior. En la parte más bien baja del cilindro, frente a la entrada, vemos una pequeña canal por donde caía o escurría el agua, en una piedra que sobresale . Estaba totalmente seco todo, si bien había restos de barro en los últimos escalones.

¡Qué obra de ingeniería tradicional! Cómo se las ingeniaban hace unos pocos siglos para conseguir agua para el ganado!

La bajada hacia Cevico fue primero por un prado que, poco a poco, fue tomando forma de vereda y, finalmente, de camino. Abajo nos esperaba otra fuente, la de don Pedro, con una bella Samaritana de bronce, lo más opuesto precisamente a lo que habíamos dejado en el valle Horno.

Muchas cosas habría que destacar en esta localidad tan típicamente cerrateña, pero nos quedamos con una: el casino del pueblo, en el primer piso de la casa 7 en la plaza Abilio Calderón. Sus mesas –unas preparadas para el juego, otras de mármol y hierro-, su barra, sus sillas y bancos, sus calendarios y ventanas con macetas, le convierten en el típico casino de mediados del pasado siglo de  un pueblo que aspira a ser algo más que una localidad rural. Merece la pena entrar; es auténtico.

Y de aquí tomamos la senda que nos condujo a la ermita de la Virgen del Rasedo o del Monte, magnífica balconada sobre esta zona del Cerrato. Avisamos de que la subida es tan dura para el ciclista como encantadora para la vista, pues vamos descubriendo poco a poco un amplio y variado panorama, acompañados primero de abundante romero y luego de viejos ejemplares de roble; y, a la vez, ¡qué senda tan pindia!

Menos mal que tras una subida hay siempre una bajada –si antes no la ha habido- de manera que llegamos bien descansados a Población. Antes de bajar pasamos junto al chozo y corrales del Angosto.

Seguiremos –con un nuevo mapa- en la próxima entrada

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

5 comentarios to “Por el Cerrato a Valladolid (I): Fuente del Horno”

  1. miangulo Says:

    Bonito, muy bonitos sitios y la ruta, larga, pero agradecida y para subidas pindias nada mejor que tirar de la burra.

    Saludos

  2. genizaro Says:

    El manantial al que se refiere este reportaje, no era para dar de beber a los animales, que tambien se podía utilizar para ello, pero
    lo mas normal era para que bebiesen las personas, lo digo porque a poquísima distancia de allí, tenía mi abuelo un majuelo, y yo que ahora soy un setentón, le he acompañado cuando era muy niño, para cojer agua, por cierto, muy fresca y limpia.

  3. julia zamora Says:

    Claro que hay mas manantiales de este tipo, uno que esta muy bien conservados es el de “la Perantona” es muy similar al de Valles del Horno pero esta restaurado de hace un par de años. Se encuentra parte abajo del refugio de cazadores, -carretera Poblaciónan, al llegar al cruce de la ermita girar a la derecha, una vez en el refugio de cazadores hay una senda por detras que baja hasta el manantial- Es importante que sepais que estos manantiales son peligrosos cuando tienen agua pues son aguas muy claras y al bajar las escaleras te engaña la vista pues se reflejan los peldaños en el agua y sin darte cuenta estas con los pies mojados. Tambien esta el murallón y valles don juan, esta última en muy mal estado.
    Estos manantiales eran el único recurso de agua que cevico de la torre tenia para los vecinos hasta los años 60 que se trajeron las aguas de un manantial de Villaconancio, una obra faraonica con 22K. de tuberia para abastecer este pueblo.
    Gracias por visitar y dar a conocer la belleza de nuestros pueblos.

  4. genizaro Says:

    Refiriendome al comentario que hice en el año 2012 quisiera añadir, que no es exactamente Fuente del Horno, si de Valles del Horno, como recuerda mi paisana Juli y ratifico lo peligroso que
    es querer cojer agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: