Camino de Santiago

Como los suelos han estado mojados y con abundante barro, había que buscar terrenos de arena y grava para pasear en bici. Y contando con extensos pinares nada mas salir de la ciudad, no es preciso buscar muy lejos. Conocemos los pinares que se extienden por las riberas del Adaja y Eresma, y a ellos podemos volver una y otra vez aunque nos parezca que ya los hemos rodado mucho.

De manera que la salida la hacemos desde Valdestillas por la ribera izquierda del Adaja. A pesar de las lluvias caídas, el río no viene con excesivo caudal, y prueba de ello es que podemos cruzar el puente –casi a ras de agua- de la ermita de Sieteiglesias. A muy poca distancia el Adaja ha recibido las aguas del Eresma, a cuya cuenca nos pasamos ahora.

El camino que estamos siguiendo –primero por el Adaja y ahora por el Eresma- es el camino de Santiago que viene desde Madrid, cruza nuestra provincia de sur a norte, para conectar en Sahagún con el camino Francés. Y es que todos los caminos llevan a Santiago; no es necesario ir hasta Roncesvalles para tomarlo. Tampoco es el único que cruza por esta provincia, también lo hacen otros dos que vienen de Valencia y Alicante. Por eso vemos las típicas flechas amarillas que indican el Camino.

Cruzamos junto al caserío de Brazuelas y llegamos, por fin, siguiendo el Camino inverso, a Alcazarén, de resonancias árabes, mudéjares e incluso bandoleras, pues aquí –detrás de la iglesia de San Pedro- vemos la posada donde se hospedaba Luis Candelas cuando le capturaron. Por si fuera poco, en otra de sus casas sigue escribiendo Jiménez Lozano, autor que entiende como San Juan de la Cruz o como Miguel Delibes el alma de Castilla. Ya se ve que no es esta una localidad cualquiera.

Pero como estamos dispuestos a no dejar tan pronto el Camino, por él nos vamos al Molino Nuevo –con su puente en ruinas-, al caserío de Valviadero –de enorme iglesia y pequeño caserío- y al puente del Pisón, ya muy cerca de la ermita de Sacedón. Y a partir de aquí se impone desandar lo andado, pero por la otra orilla de Eresma.

De nuevo Alcazarén y el caserío de Brazuelas para introducirnos en las profundidades del pinar de los Hornos que acaba en la urbanización del mismo nombre.

Después de Mojados, la pista forestal que nos devuelve a Valdestillas es larga, empedrada y los pinos no nos conceden respiro alguno. Pero los aromas que exhalan pinos, tierra y tamuja mojados nos animan a respirar profundamente. En otoño, crecen aquí abundantes nícalos. Como novedad, han colocado un crucero poco después de cruzar la pista que lleva a Viana. Y después de la cruz, vemos un llamativo pino en forma de Y. Cuando nos queremos dar cuenta, hemos llegado a Valdestillas sin prácticamente mancharnos de barro. ¡Qué limpios son los pinares!

Nos hemos hecho unos 60 km aproximadamente.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 comentarios to “Camino de Santiago”

  1. mundoreactivo Says:

    Hola,

    Como segoviano y casi de tierra de pinares, el descubrimiento de tu blog me ha parecido uno de los mejores que he tenido en los ultimos años. Solo me gustaría saber si tienes los tracks en wikiloc en alguno similar.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: