Hermosa y solitaria burgalesa

Una tupida red de vías pecuarias ha unido las Cuatro Sierras Nevadas ( de León, de la Demanda, Segoviana y Conquense) con las dehesas y pastos de Extremadura, La Mancha e, incluso, Andalucía en algunos casos. Eran utilizadas, sobre todo, por los ganados merinos de la Mesta, que produjeron durante siglos la mejor lana del mundo, principal riqueza de nuestros reinos.

Pero eso fue en otros tiempos. La Mesta murió en el siglo XIX y la trashumancia de los merinos hacia los años 60 del siglo pasado. Sin embargo, aun queda parte de esa red de cañadas que unía sierras y dehesas. ¿Y alguna manera mejor para conocerlas que recorrerlas en bici?

Por Cañada Real Burgalesa podemos entender –de manera aproximada- la vía o vías pecuarias que, viniendo de la Sierra de la Demanda, pasaba por las provincias de  Palencia y Valladolid. Al atravesar Burgos de Este a Oeste, nadie la llamaba burgalesa, aunque lo era. Allí todas son burgalesas. Era conocida por Cañada Real simplemente, o Cañada Merinera. En realidad, la cañada burgalesa era la que utilizaban los pastores desde la Demanda hasta Extremadura.

Otra cañada conocida por Burgalesa, era la que discurría de Palenzuela a Hontoria. A partir de aquí se le unía otra que venía del norte de León y Palencia y cambiaba su nombre por el de Leonesa, señal de que predominaban los pastores de esta otra sierra.

Llamativo de esta cañada es que –de Lerma a Valladolid, unos 110 km- los pastores que hacían el trayecto por el ramal oriental –llamado al principio Cañada Merinera, luego Cordel burgalés y finalmente Cañada Real Burgalesa- sólo pasaban por un pueblo: Hérmedes de Cerrato. Aunque también veían de lejos, a 4 km, Villafruela. Los que llegaban  por el ramal occidental –que partía de Tordomar, a la altura de Lerma- cruzaban Royuela del Río Franco y Villaconancio. Tampoco era demasiado.

Esto le da un especial encanto a la cañada: vas como navegando entre el cielo y la tierra. No encuentras a nadie, a lo sumo, algún rebaño cerca de un corral, o un agricultor a varios centenares o miles de metros.

Pues este es el trayecto (por el ramal oriental, desde cerca de Lerma a Valladolid) lo hemos hecho el domingo pasado. Lo contamos en la entrada siguiente. Más adelante, si todo va bien, recorreremos el occidental, palentino.

Anuncios

Etiquetas: ,

4 comentarios to “Hermosa y solitaria burgalesa”

  1. Antonio Says:

    Una ruta que promete, he pasado muchas veces por la carretera que une Esguevillas con Población de Cerrato y en el límite de la provincia de Valladolid aparece un cartel señalando la cañada real burgalesa y siempre me ha llamado la atención aunque nunca he llegado a parar, este hilo promete, un recorrido detallado de esta cañada real por la provincia de Valladolid hasta la capital promete ser un tema interesante. un cordial saludo

  2. Ars Natura Says:

    Las cañadas, cordeles y veredas de nuestra piel de toro son unas vías muy interesantes de recorrer y conocer tanto por sus tintes históricos y etnográficos como por sus valores naturales y paisajísticos. Conozco parte de la cañada burgalesay he de decir que recorre unos bosques de quejigos muy bonitos y algunos páramos con sabinas muy interesantes.

    En verano tengo en mente recorrer en bicicleta la Via de La Plata de sur a norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: