Magialengua y Fuenluciana

Este es el recorrido que hicimos de vuelta a Hérmedes después de haber rodado por la  Cañada Real Burgalesa.

De Royuela a Espinosa bien puede tomarse la carretera. Espinosa podría llamarse mejor Fuentes, pues tiene muchos manantiales y no tantos espinos. Se encuentra asentada en la ladera del valle, razón por la cual sus calles están en cuesta.

Pero enseguida subimos al páramo –por aquí ondulado- y por una amplia pista llegamos a un lugar que, si hace honor a su nombre, es mágico y –por supuesto- misterioso: Magialengua. No sabemos por qué se llamó así, ni quien vivió en él, ni su origen, todo queda al misterio. Pero lo cierto es que viene perfectamente señalado en los mapas provinciales de Palencia. Está –como Pajarejos- en el término municipal de Palenzuela y poco mas que decir. Hoy es todo una gran ruina. Este caserío tuvo muy pocas casas, algunos chozos y muchos corrales. Hoy reina la desolación, si bien al menos un corral todavía se utiliza.

Seguimos con dirección Sur cruzando entre bosquetes de robles, viejos corrales y alguna tierra de labor. Todo está como demasiado solo, como demasiado deshabitado.

Al salir de un pequeño bosque vemos otro a la derecha: debemos cruzar hasta el por una praderilla recién plantada de pimpollos o por lindero del campo de labor. En el monte de los Alfoces ¡qué admirables sabinas! tomamos de nuevo un camino para empezar a descender por un vallejo cerrado, cubierto de robles y , sin lugar a dudas, encantado, como tantas cosas en este Cerrato. Veremos sin previo aviso a nuestra izquierda la Fuen-Luciana, o fuente descubierta en 1880 por Luciana de Cossío, conforme reza la inscripción de su frontal. Tenía agua, aunque también algunas ranillas, pues su arca está demasiado abierta. Curioso.

Al poco estábamos en el valle del arroyo Cerrato, muy protegido por sus laderas tendentes a la vertical. Aquí todo está recubierto de prados verdes, chopos y álamos, si bien por las laderas se atreven a bajar encinas, robles y sabinas.

De nuevo en el ras del páramo tomamos una buena pista que nos deja en la Cañada de Merinas que viene de la sierra de la Demanda pasando por Lerma que, a su vez, nos conduce a Hérmedes.

Nota.- Hasta aquí hemos llegado este curso. Como nos vamos fuera de vacaciones y no volveremos hasta finales de agosto, sólo hemos dejado una entrada enlatada, sobre Coruñeses, para que salga hacia el día 18, si funciona. Pero prometemos recomenzar muy fuerte, con un artista invitado.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: