De Puenteduero a Medina por el castillo de Pozaldez

Hoy (18 de noviembre) sí que hemos avistado avutardas en las proximidades de Medina del Campo: concretamente dos bandos en el camino que va de Pozal de Gallinas a Pozaldez. Las pudimos contemplar bien porque se levantaron contra el viento, y por ello tardaron más de la cuenta en alejarse de nosotros. No vimos grullas –no se suelen ver entre Valladolid y Medina- ni, curiosamente, cazadores.

La salida se planteó como un paseo hasta Medina para volver en tren. El tiempo y el viento nos acompañaron, pues amaneció transparente después de unos días de lluvia. Y a mitad del trayecto empezó a soplar el viento del NE que nos acompañó hasta la estación de tren.

De Puenteduero a Viana atravesamos el Montico –continuación del Monte Blanco hacia el Este al otro lado de la carretera- y pudimos comprobar la abundancia de setas. Pero ni rastro de nícalos, aunque pinos –además de carrascas- había. Por lo demás, qué grato ambiente en el monte, ya con tapizado de musgos. Luego, ya hacia Valdestillas atravesamos el monte Boca de Cega siguiendo la pista del trazado del AVE.

Llegamos al puente de la ermita de Sieteiglesias después de visitar el horcajo del Eresma y el Adaja. ¡Qué ribera tan dorada en estos días de otoño soleado…! Y tranquilamente, seguimos hasta Matapozuelos. Entramos en un bar y pudimos comentar con los lugareños los últimos acontecimientos. No se hablaba de otra cosa que del secuestro del bancario asturiano, liberado aquí. Y aprovechamos –no es la primera vez- para pasear despacio por sus calles, pues la arquitectura popular en ladrillo es excepcional y los edificios se encuentran muy bien conservados.

Otro parón lo hicimos en las ruinas del castillo de Pozaldez, de magníficas vistas hacia el Noreste: Parquesol, el cerro de San Cristóbal, el Otero, Valdestillas, Portillo, Olmedo, y todo salpicado de pinares y viñedos. También descubrimos una seta de cardo, bastante pasada ya.

Bajando hacia Pozal levantamos las avutardas y nos acercamos a saludar a la Virgen de la Estrella, cuya ermita estaba abierta. Y finalmente, nos plantamos en Medina, meta de esta excursión. Aun nos quedaba la vuelta a Valladolid de una manera más cómoda: en tren.

Los pocos bodones que el mapa sitúa en nuestra ruta estaban secos, pero había charcos en las tierras más impermeables. Aunque las nubes no faltaron, el día se mantuvo luminoso como pocos.

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “De Puenteduero a Medina por el castillo de Pozaldez”

  1. Ars Natura Says:

    Un poquito más al sur, en La Zarza, ya hubiérais visto grullas (y más avutardas). A ver si podemos recorrer esas tierras estas navidades juntos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: