La Guareña (y 2): de Olmo a Alaejos

Molino de la Carrera

Continuamos con la excursión de la entrada anterior (habíamos salido de Olmo) y no nos resistimos a contar la sorprendente acción militar que aquí ocurrió durante la Guerra de la Independencia.

Y es que precisamente en esta zona que atravesamos, los ejércitos francés al mando del general Marmont y anglohispánico dirigido por el duque de Wellington, hicieron una marcha paralela teniendo al río Guareña en medio. Acamparan ambos a poca distancia para recuperar a las tropas después de una frenética marcha. Reanudan la marcha, el francés por la orilla derecha y el anglohispánico por la izquierda, dirigiéndose ambos hacia el sur, vigilantes el uno del otro, esperando la acción del contrario para entablar combate. Esta fue la famosa marcha de dos ejércitos en paralelo a no más de 500 metros el uno del otro y con unos 50.000 soldados cada uno. Al final, ambos ejércitos cruzarían el Tormes para enfrentarse en la batalla de Los Arapiles, siendo el francés fue derrotado por la tropas al mando de Wellington.

Chopo solitario

Pero sigamos nuestra particular marcha, que incluye parada y fonda en el molino de la Carrera, ahora metidos de nuevo en la provincia de Valladolid, término de Torrecilla. En realidad, este edificio tuvo dos molinos, a decir de los testigos que todavía hablan: los dos bocines separados por un tajamar, en la balsa, y los dos arcos de ladrillo donde estuvo el cárcavo con el rodezno. Hoy es un establo para el vacuno, tan abundante en La Guareña. De hecho, un inmenso prado, ahora verde brillante por la lluvia y el sol, se extiende entre los edificios del molino y el cauce del río.

Seguimos. A la izquierda, tierras de labor que suavemente se elevan hacia el Oeste. Al otro lado, prados, el bosque del río y, más allá, los cerros escarpados de los Regatones,  que suben hacia Torrecilla. Sabemos que la otra orilla cuenta con más recovecos, con escarpes, fuentes, huertos. Pero la dejamos para otra excursión.  También dejamos los restos del molino del Pico, en la raya de Castrillo.

Pico del Molino

Cruzada la carretera Valladolid-Salamanca nos plantamos en Castrillo (y en Zamora de nuevo) donde tomamos el camino de la ribera derecha. Al llegar a los restos del molino de Gómez Arias  –bocín cegado, balsa labrada y sembrada- ya cerca de Vadillo, dejamos La Guareña para subir por el Este hasta el Mojón del Fraile y disfrutar allí de otra panorámica increíble. Una fuerte subida en la que hemos compensado de golpe la larga bajada desde Torrecilla hasta Vadillo.

Y el camino nos señala al fondo las torres de Alaejos, donde al final llegamos.

Subida en la Urnia

Pero la excursión nos deparaba una última y grata sorpresa. Nos acercamos hasta la fuente del Caño. Pues bien, resulta que han limpiado y restaurado la fuente, el Arcamadre y las arcas secundarias. Y han construido un merendero y otras fuentes donde beber agua. ¡Hay que felicitar al Ayuntamiento alaejano! Las fotografías de aquel artículo de este blog son, gracias a Dios, pura historia.

Prado típico

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “La Guareña (y 2): de Olmo a Alaejos”

  1. polita Says:

    Me alegro un móntón de la limpieza y retauración de la fuente. Ole, ole y ole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: