De Cubillas al chozo de la Chimenea

Cubillas Monte Dueñas

Cubillas de Santa Marta. El nombre, por las cuevas que aun pueden contemplarse en las cárcavas del páramo; el apellido, por haber pertenecido al conde de Santa Marta. Es un lugar perfecto -todavía dentro de la provincia de Valladolid pero limitando con la de Palencia- para iniciar una ruta por la parte oriental del páramo de los Torozos. Y es que esta inmensa paramera de unos 70 km de largo por 30 de ancho se introduce al oriente en la provincia de Palencia. También podríamos acometer esta zona oriental desde Trigueros del Valle o desde Quintanilla de Trigueros, colindantes igualmente con Palencia.

Chozo y torre

Chozo y torre

El páramo es aquí un complicado conjunto de valles profundos, vallejos cortos, lomas, picones y cerrillos cubiertos, a su vez, de monte de roble y encina, perdidos, cañadas, corrales y tierras de labor. O sea, el sitio ideal para pasear y perderse un día cualquiera sin necesidad de alejarse mucho de Valladolid… o de Palencia.

Nuestro camino sale de la ermita del Cristo y se acerca al arroyo del Prado hasta que lo cruza. Aquí el prado del arroyo sirve, sobre todo, para pasto del ganado caballar. Enseguida subimos ligeramente para rodear los restos de la torre del telégrafo. Como todas las torres con esta función, se levanta en un lugar estratégico, pues conecta visualmente con el cerro Altamira de cabezón de Pisuerga a unos 15 km hacia el Sur y con el de Tariego de Cerrato, 8 km al Norte. Atrás dejamos el amplio valle del Pisuerga, por el que circulan trenes y camiones y abunda la industria, para enfocar nuestras vistas y máquinas hacia el páramo.

Colmenar

Colmenar de Valdelgada

De repente, se hace la paz. Nos hemos introducido, sin querer, en un mundo donde el tiempo trascurre de otra manera, más lento. Y entramos en los corrales y chozo de Bocarroyo, protegidos por las calizas de Sobrepeña. Un poco más allá están los corrales y colmenar de Valdelgada, en un ancho valle que quiere entrar en el páramo. Merece la pena dejar las burras pastando junto al camino y acercarse a ver los restos de los colmenares. Definitivamente, hemos entrado en otra comarca y en otro tiempo. ¡Buen augurio para esta nueva excursión!

En el monte

En el monte

En suave subida llegamos al chozo de Rascaviejas; en el comienzo del vallejo vemos también un rústico pozo que todavía tiene agua, y dos gastados abrevaderos. Después de cruzar la pista de Quintanilla de Trigueros tomamos el camino del pico del Águila. Pasamos junto a los restos de los corrales de Bruno y llegamos al del páramo y a los corrales y chozo de Mínguez, muy arruinados. Ahora nos espera una larga rodada entre robles y encinas. ¡Qué lugares tan perdidos y solitarios! Algún jabalí se nos cruza. Hay rodadas de otros ciclistas. A pesar de que ha llovido en los últimos meses, da la impresión de que todo está demasiado seco. Un agricultor nos comentaba que, a pesar de las últimas lluvias, son muchos años de sequía. Algunos robles conservan aun todas sus hojas amarillentas. Otros, la mayoría, están totalmente desnudos.

Chozo de la Chimenea

Chozo de la Chimenea

En el comienzo de un suave vallejo descubrimos los corrales y chozo de la Chimenea, como tumbados en la ladera que da a poniente. También pertenecen, desgraciadamente, a la Castilla en ruinas. Están en el límite entre Quintanilla de Trigueros y Dueñas, entre el monte y los labrantíos, aunque seguramente no había aquí labrantío cuando los corrales estaban en pleno funcionamiento. Otra curiosidad: por aquí los límites administrativos entre términos municipales se marcan con buenas piedras en forma de pentágono con la punta hacia arriba y, en la parte plana va grabada la inscripción correspondiente. Hemos visto unas cuantas en esta excursión.

Pero para no hacer muy larga esta entrada, continuamos en la siguiente.

Anuncios

Etiquetas: ,

2 comentarios to “De Cubillas al chozo de la Chimenea”

  1. miangulo Says:

    Leí el artículo y me pareció muy interesante, la ruta en Wikiloc de muy buena traza, esta tenemos que hacerla juntos.

    Un abrazo y a seguir en vuestra línea, dando a conocer esta tierra.

  2. Antonio Says:

    una ruta muy interesante, de lo que todo está seco doy fe, a pesar de haber llovido durante el último año, no ha habido apenas chaparrones serios, todavía tiene que llover mucho para recuperarse el paisaje de la sequía del año pasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: