De Tordesillas a Castronuño por la Senda del Duero

Cerca de Castronuño

Cerca de Castronuño

La Senda del Duero es uno de eso senderos de largo recorrido promocionados por la Federación de Montaña y Senderismo. Está perfectamente señalizada y, como recorre lo largo que es el río, cruza –con él- nuestra provincia desde Peñafiel a Villafranca. Tiene la gran ventaja de que es fresco en verano, pues buena parte del recorrido lo hace en compañía de los frondosos árboles de la ribera.

Este trayecto lo hicimos hace unos días, a finales de agosto, saliendo de Tordesillas para  llegar a Castronuño por  la orilla derecha, que es por donde va la senda,  para volver por la ribera izquierda.

Desde el canal

Desde el canal

En los primeros kilómetros, el camino se decide por el Canal de Tordesillas. Desde luego, es una buena opción, pues te permite ir contemplando el ancho territorio que se extiende hasta el río e,incluso más allá, pues el canal va relativamente elevado. Tampoco es mala esta época, pues los frutales –manzanos, nogales, higueras- abundan junto a la sirga.

Antes de Torrecilla de la Abadesa la senda abandona la sirga para tomar carretera y caminos y, ya fuera de la localidad, vuelve al canal, que ahora se introduce en un pinar. Al fondo, los feraces campos que riega nuestra acequia.

Cubillas desde Cartago

Cubillas desde Cartago

Al cruzarse con la carretera que muere en Torreduero la tomamos, y cruzamos por majuelos. Al fin, nos introduce en la dehesa de Cubillas que ya no dejaremos hasta cruzar el río en la presa. Pero no nos vamos  a aburrir: la dehesa es variada, con corpulentas y milenarias encinas, prados secos en verano, cultivos y, al final, espectaculares vistas al Duero. También pasamos entre Cubillas y sus eras. El camino conserva el firme secular, de enormes piedras rodadas, en su coincidencia con el  trayecto  de San Román de Hornija a Tordesillas.

La vuelta la hacemos entre las dehesas de Cartago, más pequeñas pero de buenas encinas, las ruinas del pinar de la Quebrada,  el caserío de Don Mauro en los prados del seco Trabancos y el despoblado de Bayona  en la desembocadura del mismo  río.

En Herreros

En Herreros

Después de Pollos, se impone parada, baño (pues el acceso al agua es bien cómodo) y fonda (fresca ensalada mochilera) en Herreros, que tuvo unas buenas aceñas  hoy trasformadas en centralita eléctrica. Los emergentes bancos de arena hacen el baño más agradable, si cabe. Se deja ver un grupo de cuatro garzas blancas. ¿Estarán de paso? Los que no están de paso son los gansos y patos que pasean por la pesquera.

Hacemos una pequeña parada para contemplar las aceñas de Zofraguilla y ya, por carretera, nos presentamos en Tordesillas: parada en la plaza Mayor para degustar una leche helada de Baonza.

Zofraguilla

Zofraguilla

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: