Fuente del Rector

Fuente del Rector

El domingo pasado, cruzando junto a las bodegas de Boecillo, me acerqué a ver la fuente del Rector y ¡oh sorpresa! pude comprobar que la habían remozado, limpiado y pintado. Es una fuente que debe su nombre a que fue construida –según dicen- por el rector del Colegio de los Escoceses, cuya residencia de verano se encuentre a escasos metros. Bueno, lo que se encuentra son, más bien, los restos.

Hasta hace unos meses la fuente estaba llena de maleza, sucia, descascarillado su frontis, con la salida medio obstruida y los pilones llenos de hojas y troncos. Hace muy poco alguien -¿su propietario?- la ha arreglado, limpiándolo todo y dando una mano de pintura. Además ha dejado unos cartelitos que dicen: Propiedad privada. Cuídala. Un chopo de enorme tronco hace compañía a la fuente y dos albercas almacenan el agua que sirvió, antaño, para regar una huerta próxima. Por lo oculto entre el arbolado, el lugar es especialmente fresco en verano.

En el interior del Colegio

En el interior del Colegio

Pero sigamos la pista del rector. Más arriba, en un magnifico balcón natural desde el que se divisa una gran extensión de terreno –el valle del Duero- se levanta un edificio señorial, en piedra y ladrillo, de tres plantas. Fue la sede veraniega del Real Colegio de Escoceses. Está vacío y cerrado a cal y canto. ¿A cal y canto? ¡en absoluto! A pesar de la empalizada que protege la puerta por fuera y por dentro, y las ventanas enrejadas, acabamos por descubrir una portezuela abierta, al margen de que también se podría saltar la tapia para acceder al patio y de ahí al edificio. Ya se ve que han entrado, han destrozado puertas interiores y otros elementos, han levantado conducciones y han pintado las paredes, si bien esto último no es tan grave, incluso algunas pintadas parecen hasta decorativas.

Este edificio, que se ve perfectamente desde el monte Blanco y otros muchos lugares del valle, fue levantado en 1798 por el Rector Cameron y sirvió de alojamiento al general Wellington en 1812.

Fuente de Villamayor

Fuente de Villamayor

El paramillo sobre el que se asienta el edificio estuvo plantado de majuelos cuyas parras, del palo de Boecillo y pertenecientes al Colegio, producían un estupendo clarete, hoy casi olvidado. Hoy podemos ver en la plaza del pueblo la escultura de un vendimiador que recuerda aquellos tiempos. Hasta hace muy poco se producía este tipo de vino en el caserío de Ibáñez, ya en territorio de Herrera de Duero.

Fuente Boecillo

Fuente Boecillo

Boecillo tiene otras fuentes: la de Villamayor, felizmente recuperada y restaurada hace bastantes años, la vemos en un parque que se encuentra cruzando la autovía desde las bodegas, en dirección a Boecillo; a ella acudían las lavanderas. O la fuente Boecillo, hacia Aldeamayor, en la cañada del brizo, ya en los humedales del Raso. Alimentaba una lagunilla cercada de corpulentos sauces; hoy únicamente sobrevive uno, muy a duras penas, uno y el arca de la fuente se encuentra destruida.

La fuente del Rector hace unos meses

La fuente del Rector hace unos meses

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: