Por los campos de la Mota y la calzada de Amallobriga

Vezdemarbán

(60 km aproximadamente)

Los caminos de esta excursión tienden a la recta infinita, tienden a ser amigos de la geometría racional. Pero, con frecuencia, son rectas que se asientan sobre ondulaciones, por lo que las curvas, siempre suaves van de arriba abajo, en vez de un lado a otro. En todo caso, aquí manda el cielo y, así sea el color del cielo más o menos plomizo o más o menos azul, así será el color de la tierra, o sus tonalidades, o incluso los matices de la rastrojera. Cuando se camina por Tierra de Campos, el paisaje puede cambiar en un segundo sin que nos movamos del sitio. Así es esta tierra que dicen parda, o que dicen tierra sin campos, o que dicen estepa infinita y ajada. Pero también enamora. Pero sólo a quien la conoce y trata, cual mujer más agraciada en sonrisa y ojos  que en deslumbrante físico.

DSCN6018

Pero dejémonos de filosofías. El trayecto hasta Tiedra es amarillo pardo pero salpicado de alamedas, hileras de chopos, regueros de arroyos y fuentes, muchas fuentes para ser tierra seca donde el viento forma imprevistas brujas de polvo y paja. Es como un desierto con oasis.

Marrundiel, Pozuelo, Rehoyo, Vueltaelrío, son nombres de arroyos que cruzamos o dejamos cerca.  Antagüeros y Coberteras son nombres de fuentes que contemplamos antes de llegar a Tiedra. ¡Qué cuidado en su construcción!: estas fuentes son algo más que meras arcas para recoger el agua.  Por cierto, el camino que llevamos fue antes calzada romana, luego cañada. Y siempre, el trayecto más corto entre Mota y Tiedra. Alrededor de esta localidad se desarrolla el increíble sendero Regreso a las Fuentes. En esto, ¡Tiedra es única!, pues ha cuidado algo más de lo que todos los municipiois mencionan en sus catálogos turísticos, o sea, iglesias, castillo y algún palacete. Y eso que tiene una fortaleza bien conservada que domina la ancha llanura toresana.

DSCN6046

Llegamos a esta localidad por el antiguo matadero. Como es temprano, sus calles están desiertas. El sol ilumina de plano la fachada del Ayuntamiento, sacándole sus colores más vivos, mientras deja en sombra los soportales de la plaza Mayor. Contemplamos las costillas de la iglesia de San Pedro, el castillo al suroeste, las fuentes y pozos del interior, y las casas, casi todo conserva todavía ese encanto que sólo la arquitectura popular posee.

Todavía un poco mas y por cualquiera de las dos sendas arboladas nos presentamos en  Nuestra Señora de Tiedra Vieja, que se levanta sobre la romana Amallobriga. La ermita o santuario suele estar siempre abierto. Al lado, una reconfortante fuente. Es también un buen balcón hacia los campos de Toro. El apelativo de Vieja hace referencia a la antigüedad de esta población, que se pierde mucho más allá de la época romana. Los hallazgos arqueológicos lo vienen confirmando.

DSCN6051

Y una bajada abrupta nos deja en Pobladura de Sotiedra, pequeña población casi perdida que cuenta todavía con una decena de habitantes. No se sabe por cuanto tiempo seguirá habitada.

Tomamos rumbo oeste y de nuevo caminos rectos sobre campos ondulantes: arroyos, toboganes, tesos. Algún árbol aislado. Y un pozo con su abrevadero para los ganados. Ya respiramos Tierra de Campos.

Pobladura

Pobladura de Sotiedra

(Continuamos en la siguiente entrada)

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: