Y más lavajos e historia

0019

(Viene de la entrada anterior a la de Trabancos)

Cruzamos por encima de la autovía para dirigirnos hacia San Pablo de la Moraleja, tomando el camino que nos lleva hasta Ataquines. Aquí, donde hoy se levanta la iglesia de San Juan Bautista antes hubo un castillo. Todavía se recuerda el pavoroso incendio que arrasó la localidad el 19 de febrero de 1900. Todo comenzó en la estufa de la escuela y se fue propagando por el pueblo hasta arder 37 casas. Ante el desastre, el Gobierno envió víveres y ropas, pero la donación más generosa la realizó Fomento Nacional del Trabajo, la patronal de los empresarios catalanes, incluso una delegación se presentó en el pueblo para conocer de primera mano el desastre y colaborar en la construcción de 37 nuevas casas para aquellos que las había perdido. Ahora se le conoce como el barrio catalán, con su Plaza de Cataluña, la calle del Fomento, Círculo Mercantil, Pasarell y Rusiñol. En septiembre del 2000 el presidente de Cataluña, Jordi Pujol, el de Fomento y el de Castilla y León visitaron la localidad para conmemorar aquella terrible fecha, colocando una placa en el Ayuntamiento como recordatorio.

Fuente Randilla

Fuente Randilla

Cruzamos el pueblo buscando la salida hacia el norte destacando a nuestra izquierda las siete motas o ataquines, cada una con su nombre, el alto, el bajo, el del nene… A nuestra derecha, a media loma nos acercamos hasta la fuente Randilla de la que todavía mana agua y abastece un pequeño lavajo, lo que no ocurrió con la fuente de Gaspar, desaparecida para hacer una perforación para riego.

Pasamos junto a Ramiro, que lleva el nombre de su repoblador medieval, y la charca de la Arroyada para dirigirnos a buen ritmo hacia Gomeznarro, pues ya empieza a caer el sol. El medieval Gómez Nafarro mudó en Gómez Naharro para quedar acortado en el nombre actual que conocemos. Aquí se celebraron 1441 las vistas entre el rey Juan II y la reina de Portugal para intentar solucionar los enfrentamientos armados que tenía el monarca castellano contra sus hermanos, Juan, rey de Navarra, y el infante Enrique. Y aquí nació en 1816 el poeta satírico Juan Martínez Villergas quien también se dedicó al periodismo, fundando semanarios y revistas como El Tío Camorra, Patifiesto, La Nube o el cubano El Moro Muza, que acababan cerrados por la censura debido a sus ácidas sátiras políticas.

8. atardecer

Si visitamos el barrio madrileño de Canillas, en el distrito de Hortaleza, tal vez podemos pasear por numerosas calles dedicadas a pueblos de Valladolid como Muriel, Langayo, Mayorga, Boecillo, Camporredondo, Tudela de Duero, Montemayor de Pililla o la Plaza de Íscar. Otra de ellas es la dedicada a Gomeznarro. En 1956 el Ayuntamiento de Madrid dedica el nombre de algunas calles de esta barriada recién construida por la Obra Sindical del Hogar a pueblos de nuestra provincia.

Tomamos la carretera para atravesar el ferrocarril y la autovía y por el camino que sale a nuestra izquierda llegar a San Vicente que nos recibe con las luces de sus calles encendidas.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: