Pinares de Íscar y Coca

iscar samboal coca

Después de varios días de intensas lluvias, con los ríos crecidos y los caminos encharcados, no había más remedio que preparar la excursión por alguna comarca pinariega. ¿Qué tal un paseo entre Íscar y Coca? ¡Perfecto!  La primera pare del trayecto, unos 30 km, discurrió toda por pinares: en ningún momento salimos a campo abierto. Para la segunda parte tomamos la cañada real que va por la orilla derecha del Eresma –con pinares a un lado y el tajo del río al otro- hasta la ermita de Sacedón y recorrimos los últimos kilómetros –de Pedrajas a Íscar-  por carretera. Total 55 km.

¿Demasiada agua?

Ciertamente no encontramos casi charcos: la arena había absorbido el agua caída. Se la había tragado perfectamente, pues algunas lagunas por las que pasamos –la de Pero Rubio, el pozo de Revilanas, los bodones del caserío de Bocos- estaban secas a pesar de todo. Para compensar, nunca vimos tan alegres al Pirón y al Eresma, los dos ríos a los que nos acercamos.

8 febrero 093

Por lo demás, después de tantas jornadas de lluvia, el día fue adecuado para rodar. Una brisa nos refrigeraba de continuo; durante la primera parte del trayecto predominó el gris, con niebla alta, pero acabó saliendo –y calentando un poquito- el sol. Si en febrero busca la sombra el perro, el ciclista desde luego que no, lo que busca es el sol.

Un pinar infinito

Pues… ¡a rodar! Estos pinares son una maravilla. Se nota que en la comarca viven de ellos: pinos cuidados, bien olivados, relucían gracias al agua caída, que les ha quitado el polvo; el pinar limpio, sin maleza, con estudiados cortafuegos que forman un conjunto de cuadros. Hay tanto negrales, de los que aun se saca la resina, como albares o piñoneros, de los que se recoge la piña de piñones. También se aprovecha la madera. El musgo y la hierba rala dan al suelo un tono verde que desaparecerá en verano.

8 febrero 132

Si estos pinares son un placer par a la vista, también lo son para el olfato, pues la tierra y la tamuja húmedas exhalan ahora agradables aromas.

Y, por supuesto, para el oído: carboneros, herrerillos  y otros pájaros forestales anuncian con sus trinos la ya próxima primavera.

Pero tal vez lo mejor de todo fue que rodamos durante kilómetros y kilómetros sin salirnos del pinar. No en vano El Empecinado despistaba aquí a las tropas francesas, que acababan por perderse entre tanto paisaje idéntico… para un gabacho.

8 febrero 201

Cauca romana

Coca siempre sorprende. Esta vez comimos cerca de las cloacas romanas, en la orilla del Eresma, bajo el Puente Grande, que salva limpiamente el río gracias a un esbelto arco de medio punto. Su construcción data del siglo XVII, y se levantó donde hubo otro romano. Aun podemos ver la última remodelación de la calzada, que ahora sube empedrada hacia Coca.

Antes nos cargamos de agua en la fuente de los Cinco Caños, con sus amplios lavaderos. Y después pudimos ver frescos romanos en una antigua domus que también conserva restos de tres ábsides y de columnas. Finalmente. contemplamos el singular perfil de Coca, con la torre de San Nicolás recortada.

8 febrero 221

Y el Eresma

Más agradable todavía fue la vuelta, contemplando el tajo del río desde el mismo canto. Rodando hacia el sur, el sol nos daba por el oeste, bien protegidos al este por los pinares. Visitamos las ruinas del caserío de Bocos y nos despedimos del Eresma en la ermita de Sacedón, donde nos admiró el enorme Pino de la Virgen. La tarde acompañaba a los numerosos pedrajeros que se acercaban al lugar.El sol había calentado las baldosas del exterior de la ermita: no se estaba mal.

Pero había que moverse y una pista para bicis nos dejó en Pedrajas de San Esteban y, ya por carretera, llegamos a Íscar, donde –además de agua- fluye La Loca Juana, excelente cerveza artesanal, y se degustan unas riquísimas ciegas.

8 febrero 125Y aquí tenéis el track y el video de Miguel Ángel.

Anuncios

Etiquetas: , ,

6 comentarios to “Pinares de Íscar y Coca”

  1. Gaudencio Busto García. De Camporredondo Says:

    Hay que joderse que bien lo pasáis y lo que me gusta ver vuestros bicicleteos.
    Informaros sobre la cría de burro y yegua y caballo y burra.

  2. Ars Natura Says:

    Los acuíferos se están cargando bien este año, algunas lagunas que sólo se llenan gracias a emanaciones del acuífero 23 ya están cogiendo agua, eso sólo ocurre cuando el año ha sido abundante en lluvias, sé de algunas lagunas que cogieron agua la última vez hace más de 10 años y ya están a medio llenar. La primavera apunta mneras este año por Valladolid. Disfrutad.

  3. miangulo Says:

    EL cruce entre burro y yegua da una mula, y el cruce entre una burra y un caballo un burdégano. Son híbridos y estériles si se cruzan entre sí, pero si se cruza una mula con un burro o un burdégano con una yegua puede dar crías, pero nacen débiles y enfermizas. Además se cree que tienen un envejecimiento prematuro

  4. Gaudencio Busto García. De Camporredondo Says:

    El cruce entre burro y yegua da mula, o macho, yeguata/o. El cruce entre burra y caballo da un macho, o mula, burreño. Estos último los más apreciados para las labores agrícolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: