Misterio en Ceinos de Campos

Pradera de Santiago

Cuando vamos por la carretera de León y pasamos por Ceinos de Campos, seguramente no veamos mas que un pueblo, sin especiales atractivos, de los muchos que tiene Tierra de Campos. Su nombre, aunque a algunos les haya parecido un tanto misterioso, es simplemente un gentilicio común: como bien comenta nuestro amigo Ricardo, tiene el mismo origen que Bercianos, Coruñeses o Meneses. Está en un punto de repoblación, y en concreto aquí debieron establecerse los de Cea (pueblo, no río), o sea, los ceínos.

Pero, una vez repoblado, albergó uno de los monasterios templarios más importantes de España. No duró mucho, pues la Orden del Temple fue suprimida en 1310. De su iglesia –Santa María- queda una Virgen románica, y del monasterio algunos arcos que podemos ver en casas del propio pueblo y en el museo de escultura de Valladolid.

26 abril 135

El tratado de Fresno – Lavandera nos dice que pertenecía, en aquel momento de 1183, al reino de León (Villacid al norte y Aguilar al sur eran de Castilla). Y Gonzalo de Berceo nos sitúa el milagro de la iglesia robada nada menos que aquí, en Çohinos.

Poco queda de todo aquello. ¿Poco? Bueno, realmente queda lo esencial: el terreno que lo sustentó, que es muy parecido al que nosotros vemos hoy. Por lo que dicen, la iglesia debió de levantarse, poco más o menos, donde vemos el actual cementerio.

Fuente de Santiago

Lo que hoy nos encanta de Ceinos está un poco más abajo, hacia el sur, en una hondonada. Es la pradera de Santiago, una buena extensión de yerba tupida y rala, en forma de L, que linda con la Cañada Real Leonesa y atraviesa el arroyo del Melgar y otros tributarios. Un bosquete de álamos, sauces y majuelos le acaba de dar ese aire pastoril y una fuente –la fuente de Santiago– nos termina por sumergir en un ambiente verdaderamente idílico. Esta fuente forma una gran arca, abierta por una cara, de buena piedra caliza precisamente en un lugar donde la piedra se encuentra ausente. No hay muchas de este estilo y tamaño por estas tierras. Ni qué decir tiene que ahora, en primavera, todo se encuentra salpicado de chirivitas y otras humildes flores. Y con algunas charcas que afloran entre la yerba. Ideal para pasear o sestear. Es curioso que las guías turísticas al uso se refieran siempre a construcciones y no mencionen para nada estas maravillas naturales. Ya se ve que los templarios no elegían sus lugares al azar.

Gallegos

El mismo Berceo podría haberse inspirado en este lugar cuando describe, tal que si acabara de bajarse de la bici

La verdura del prado,             la olor de las flores
las sombras de los árbores   de temprados sabores,
resfrescáronme todo              e perdí los sudores…     

 Pero no acaba todo aquí. Estamos en un lugar que tuvo mucha vida. En el subsuelo se han encontrado también restos vacceos y romanos; y estamos en un cruce de caminos: de León hacia Cabezón o Simancas, con restos de calzada romana, y de Villalón hacia Villavicencio la vereda o camino de Carrecastro. Además, está la Cañada Real, que comunica los montes de León –zona de Riaño- con las dehesas de Extremadura y La Mancha.

Chozo

Y si hemos deambulado por la pradera de Santiago todavía podemos acercarnos justo a esa encrucijada de caminos y cañadas, donde vemos la fuente de Gallegos, cerrada en falsa cúpula puntiaguda, que saciaba la sed de los merinos y, luego, a uno de los pocos chozos de barro que todavía se conserva en esta Tierra: con el exterior perfectamente trullado y brillante, y con chimenea, le vemos acompañado de cinco almendros en medio de una tierra de labor, al Este de la cañada. Da toda la impresión de que sirvió de guardaviña. Desde él se domina la panorámica de la cañada, pradera y campos.

La visita puede completarse con un paseo por los campos alomados del término –seguro que avistamos avutardas y aguiluchos- y por la ribera del Bustillo, donde se agrupan los palomares que nunca faltan en esta Tierra.

2

Nos vamos intentando descifrar la razón del atractivo de esta pradera y su fuente… ¿por qué la eligieron los templarios? ¿Tendrá algo misterioso? ¿O es simplemente pura belleza?

(Para más información podéis visitar la web de Ceinos; el 11 de mayo celebran su patrón, San Mamerto, y lo sacan en andas por las calles)

Anuncios

Etiquetas: ,

4 comentarios to “Misterio en Ceinos de Campos”

  1. Javiloby Says:

    No vamos a recrearnos en lo buenisimo que es el blog, eso ya es conocido, ahora simplemente lo disfrutaremos mas eligiendo por donde dar nuestros paseos, fisicos y ensoñados.
    Ya lo he probado y perfecto el buscador
    Enhorabuena

  2. Javiloby Says:

    Por cierto, me cuenta mi suegro que en Ceinos atropelló una vaca con un camión, le toco pagarla a su padre y llevarse los restos . . Devieron estar comiendo vaca una buena temporada

  3. polita Says:

    Seguro que los templarios llegaron allí por estas fechas y no pudieron resistirse a la belleza de esos campos. Aquí nos quedamos- debieron decir.

    Besotes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: