Fuentes del Duero

 

Fuentes de Duero

Fuentes de Duero

La ribera del Duero era, antes, una ribera humana. Ahora es una ribera sucia y salvaje. Me explico.

Hace cincuenta años, la ribera solía disponer de un sendero a media altura –ni pegando al agua ni ya por fuera de la vegetación- bajo la protección de los árboles. Subía, bajaba, giraba, según lo accidentado de la ladera. Desde él, se podía acceder a lugares de pesca, tablas y pedregales del río, y también a fuentes y manantiales. Hoy las cosas han cambiado y  la ribera está impracticable, las zarzas y otros arbustos han ocupado el lugar del sendero y con dificultad se puede acceder a esos lugares. Incluso las playas naturales y los rápidos de cantos rodados han desaparecido, y hoy todo lo llena la pecina y arbustos y matas de árboles crecen donde antes sólo había agua.

¿Qué ha pasado? Por un lado, que ya todos vivimos de espaldas al río, a pesar de que se nos llene la boca hablando de ecologismos y negativas a trasvases y cosas así. Ya no hay pescadores, ya nadie pretende recolectar frutos en la ribera, ni busca el agua de sus fuentes, ni los aprovechamientos de saúcos o espadañas… Además, ¿habrá descendido el nivel medio del caudal? Tal vez, pues es claro que las extracciones de agua para riego u otros usos no hacen más que crecer. Por tanto, la ribera duerme el sueño oscuro del olvido.

Morena

En todo esto pensaba al visitar, hace unos días las fuentes de La Morena y La Nieves, junto al caserío de Ibáñez, en el término de Herrera de Duero. Cuesta lo suyo llegar a ellas sorteando ramas y zarzales y, cuando llegas, están cubiertas de vegetación, con los caños obstruidos y los abrevaderos llenos de tierras.

Otras han desaparecido por completo: en Puente Herrera y junto al mesón los Almendros, también de Herrera, había sendas fuentes que abastecían de agua y regaban huertas contiguas. Imposible encontrarlas. Se encuentran enterradas.

Nieves

Por el contrario, en Tudela han reaparecido la fuente del Rey y otra de factura similar en la misma orilla aguas arriba, superado el pueblo. A veces hasta dan agua; no estaría mal limpiarlas también por dentro.

Junto al caserío de Fuentes de Duero, había una fuente preciosa junto al río, bajo una chopera, con su espacio para lavanderas. ¿Seguirá allí?

Fuente Juana

Fuente Juana

La fuente Juana, en Laguna, se encuentra casi tapada por la vegetación y, cuando consigues acceder a ella ves que se ha convertido en una especie de charca. Después de urbanizar la zona, camina hacia el olvido. La fuente de San Pedro Regalado sigue viva –y con cangrejos- tras las ruinas del Abrojo.  En la orilla izquierda –o sea, en Boecillo- vemos la fuente del Rector, limpia y remozada. Y, también restaurada, la de Villarmayor.

Entre Puente Duero y el río, las Fuentes del pueblo –lavadero con dos caños encontrados- están sucias y olvidadas. Antes de la confluencia, también en la orilla derecha, sobrevive a duras penas el manantial o fuente del Batán.

Los árboles señalan la fuente del Batán

Los árboles señalan la fuente del Batán

Los manantiales de la ribera eran innumerables. La peña que aflora en la ladera sudaba agua fresca y, mediante incisiones o canalillos se dirigía a un pequeño depósito al que se le podía enchufar un caño y ¡hecha la fuente! Hoy el problema es acceder a la peña.

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “Fuentes del Duero”

  1. Gaudencio Busto García Says:

    Hace un tiempo publiqué “Un día con el pastor y su hatajo”. El día fue uno de 195… y tantos. A continuación hice el mismo recorrido en compañía del pastor pero con los ojos del siglo XXI y os puedo asegurar que me dio miedo. Si la degradación sigue a este ritmo no disponemos de otro espacio de tiempo igual. ¡Qué pena!

  2. fjmuni Says:

    Si, es lamentable. Como me acuerdo de esas riberas accesibles con senderos entrelazados, el olor a rio, bañistas, peces que saltaban…

    El ejmplo de fuente Juana te abre las carnes, se urbaniza la zona, hacen un parque de los de diseño que nadie mantiene y se olvidan se uno de los regalos mas importante de la zona sin que se pueda siquiera acceder.

    En Laguna hay otros ejemplos del desprecio por su naturaleza comenzando por la laguna que da nombre al pueblo la cual fue vendida a cambio de un barrio como Torrelago y sus aledaños.

    Otro ejemplo de las fuentes abandonadas que comentas es la de Pedro Gómez, situada mas adelante de la de San Pedro Regalado, cerca de la desembocadura de la acequia, segun cuentan personas mayores habia antaño cola de carros para llevar a sus casa su excelente agua. Esta desaparecida y en cuanto haya lluvias copiosas me acercaré a ver si logro ver un hilillo de agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: