Camino real de Palencia a Peñafiel

villaco

O de Villaco a Pesquera. Nos animamos a tomar un camino antaño muy transitado: el camino real de Palencia a Peñafiel, que discurría precisamente entre Villaco y Pesquera. Efectivamente, debió de estar muy transitado. Hace años.

La primera parte ya nos era conocida: Fuentelolmo, el chozo de Valdeloberas y las casas de los Guardias. Hasta ahí, bien: camino de buen firme con suaves ondulaciones hasta llegar al páramo. Enseguida una ligera bajada al arroyo Jaramiel y… ¡el flamante camino real se perdió! Primero, lo habían roturado; luego, se lo había comido el monte de Valdelaguna. Finalmente, nuevos caminos se han trazado entre el páramo hacia Piñel de Abajo y Pesquera. Poco queda de lo que fue. Y es lógico, ahora hay nuevas y cómodas carreteras.

¿Quién vive?

¿Quién vive?

Pero, como siempre, mereció la pena. De manera particular, pasar por Valdelaguna y contemplar los viejos y grandes robles que todavía quedan allí. Verdaderamente, algunos parecen sacados de un cuento de hadas. Y luego, la bajada hacia Pesquera por estrechos caminos y vallejos olvidados.

En Pesquera, descubrimos la fuente de la Salud, escondida en la ribera del Duero y pudimos pasear por Carralaceña, donde estuvo el barrio de artesanos de Pintia, con su gigantesco horno para fabricar cerámica. Todavía quedan abundantes restos –hechos añicos, claro- de aquella producción cuasi industrial.

 

Almendro

Almendro

A la vuelta pasamos por la ermita –verdadera iglesia- de la Virgen de Rubialejos, y repostamos en Piñel de Abajo, no sin antes contemplar un enorme y centenario almendro. Y comimos entre un grupo de gitanos, que descansaban de su trabajo de comediantes y vendedores ambulantes, y la Guardia Civil, que había recalado momentáneamente ¿casualidad? en el cuartelillo. La comida fue amenizada por la música y el guiñol de los artistas ambulantes.

Y para no perder las buenas costumbres, en un momento determinado nos metimos a campo traviesa, topamos con una zanja con agua y maleza y… ¡utilizamos las bicis a modo de puente! Es que son todo terreno, cada vez lo tenemos más experimentado.

Y ya a buen ritmo pusimos rumbo a Villaco, pues amenazaba tormenta. Pasamos por la fuente del Plus, sufrimos un pinchazo, bajamos por una ladera de monte bajo despreciando sendas y caminos y, 2 kilómetros antes de llegar a la meta, nos atrapó la tormenta, ¡uf!

7 septiembre 173

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: