Paz

Antiguo camino de Cevico

Antiguo camino de Cevico

Está a punto de terminar este largo y plácido veranillo que venimos disfrutando desde que llegó el otoño. Este fin de semana parece que al fin cambiará el tiempo –lluvia, viento- y los termómetros bajarán de golpe 8 o 10 grados. De manera que el jueves, sabiendo que todavía quedaban tardes agradables y templadas, nos fuimos hasta Valoria la Buena para subir al páramo de los Infantes.

Efectivamente, la tarde estaba apacible, soleada y con el viento el calma. Poco más de una hora le quedaba al sol cuando empezamos a subir. Tan de espaldas daba que parece que nos empujaba por el camino de buen firme que tomamos al principio. Al Este, una mambla desgajada del páramo. Al fin, nos metimos entre el Condutero –que significa algo así como conductor antiguamente- y la ladera del páramo subiendo entre campos recién sembrados, pinarillos y monte bajo en el que se podían ver dos chozos de pastor relativamente bien conservados.

La mambla

La mambla

Arriba se veía mejor el cielo y de nuevo nos daba el sol. Se trata de un páramo –como casi todos- con abundantes piedras, y con la tierra de color más bien colorado; además, los últimos rayos del sol sacaban las tonalidades rojizas de los campos. Una de las laderas se llama, precisamente, de Carrabermeja.

Virgen de la Paz

Virgen de la Paz

Pasados los pinares de repoblación pusimos rumbo hacia Valoria. Y aquí vino la sorpresa –grata- del día. Hacia el Oeste, justo en el canto del páramo, descubrimos una reciente y original ermita de la Virgen. Y digo ermita por llamarle de alguna manera: la imagen sobre un estilizado pilar; un suelo embaldosado y ligeramente elevado sobre el natural; un primer fondo con una especie de decorado de estilo oriental y, de segundo fondo, el aquí inmenso valle. El efecto es deslumbrante por lo armonioso y sencillo. Po una vez, el arquitecto o diseñador moderno ha tenido buen gusto y el conjunto no desentona en absoluto, ni es una verruga para el paisaje.

 

Poniente

Poniente

La imagen es de Santa María, Virgen de la Paz y la leyenda sigue ruega por nosotros, 2014. Que buena  falta nos hace, añado yo. Resulta que esta iniciativa se debe a la familia de un misionero, hijo del pueblo, que está en un país del lejano oriente.

Durante la bajada, bien atentos al camino. Llegamos a Valoria cuando la nave y la torre de la iglesia, ya en sombras, se recortaban sobre el cielo claro donde el sol se ponía. Ya no le quedan días como éste al 2014.

Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: