El dolmen de los Zumacales

1

Grandes piedras dispuestas en círculo

En Valladolid también tenemos un dolmen o monumento megalítico. Se encuentra en Simancas, hacia el límite con Arroyo. La verdad es que está señalizado pero un tanto abandonado. Al parecer, se descubrió hacia los años sesenta del siglo pasado cuando una máquina excavadora de la Concentración parcelaria estaba removiendo sus piedras para arrastrarlas a la ladera quitándolas de la zona cultivable, sin saber que de un auténtico dolmen se trataba. Por eso, no veremos mucho más que unas enormes piedras que no acaban de cerrar el círculo que formaban, y otras muchas desperdigas por la ladera próxima.

2

Piedras “tiradas” por la ladera

Sea como fuere, se trata de una cámara funeraria datada entre los años 4.200 y 3.000 antes de Cristo. No es un dolmen de alargadas piedras que forman las paredes de la cámara, sino de grandes piedras de cortas. Seguramente sobre ellas se levantaban otras que iban cerrando la cámara, como tantas veces hemos podido apreciar en los chozos de pastor de nuestra época que –siendo de ayer mismo- se construyeron siempre así. Además, por aquí serían muy difíciles de conseguir piedras largas, siempre hemos construido con caliza del páramo en bloques cortos. La obra se concluía cubriéndola de tierra.

4

Simancas desde el pago de los Zumacales

El monumento tendrá unos 6 metros de diámetro y se levanta en una zona en la que a pocos metros cae la pendiente hacia el valle del Pisuerga, razón por la cual podemos contemplar Simancas, Arroyo, buena parte de Valladolid y, claro, el valle del Pisuerga y del Duero, que por aquí confluyen entre alfombras de pinares.

Podemos acercarnos dando un paseo de unos dos kilómetros desde Simancas por el camino de los Moscateles, que lo hemos de tomar en el barrio que está al norte de la autovía. Un cartel rojo, bien visible, nos indica el lugar exacto de la construcción pétrea. Por este mismo camino llegaríamos luego a la fuente del Muerto, a 500 metros escasos del monumento.

3

Dos piedras del sepulcro. Al fondo, Sotoverde

No estaría mal que se reconstruyera mínimamente el dolmen y se señalizara adecuadamente. Muchos los que se darían un paseo para contemplar estos vestigios de otras épocas.

Para saber más, consultad la página 103 y ss. de la Prehistoria en Valladolid, de Germán Delibes y José Ignacio Herrán, publicada por la Diputación (2007).

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: