Pinos de la Comunidad de Villa y Tierra de Íscar

Iscar a SamboalDesde hace siglos, Íscar viene cultivando su riqueza forestal produciendo piñones, resina y madera. Hoy vamos a dar un paseo por los pinares de la Comunidad de Villa y Tierra de Íscar –a la que pertenecen Remondo, Villaverde y Fuente el Olmo, aunque estén en Segovia- y por los de otros términos colindantes, como Fresneda y Samboal.

El día estuvo claro y frío. Pero como daba el sol, en ningún momento llegamos a enfriarnos. El firme de los caminos se encontraba húmedo -sin llegar a embarrarse- por lo que las ruedas se pegaban al suelo más de lo que nos hubiera gustado, y nos costaba dar pedales. Una ligera brisa nos dio de frente durante los últimos kilómetros.

Asomado al claro

Asomado al claro

Pinos

El terreno es mezcla de arena y arcilla, bueno para estas coníferas. Vemos tanto piñoneros como negrales. Unos engordan piñas y otros destilan resina. Son de todos los tamaños: pimpollos, medianos, grandes y muy grandes, llamativamente altos o corpulentos. Y otro detalle importante de estos montes: están limpios. O sea, que si hay un incendio, el fuego se difundirá con cierta dificultad. Por esta razón, también es más fácil pasear por ellos. Ni qué decir tiene que en primaveras y otoños lluviosos, estamos en el reino de los aficionados a las setas.

Ya en el camino de la Picona, poco antes de cruzarse con la cañada de Merinas que viene de Puenteblanca, vemos unos enormes piñoneros lindando con tierras de labor. Pero esto no ha sido más que le aperitivo.

Perfecto parasol

Perfecto parasol

De Fresneda a Samboal tomamos la cañada de las Saleras, que va cruzando pinares y grandes claros de tierras de cultivo. Volvemos a disfrutar de todo tipo de pinos: negrales que se han estilizado por estar demasiado agrupados, o piñoneros que lucen la forma perfecta de copa o parasol. También cruzamos algunas alamedas.

Desde el Pirón a Fuente el Olmo rodamos por una pista forestal primero y luego por un camino, justo por la raya entre Coca y Samboal. Abundaban los grandes piñoneros en los claros o en el pinar; uno de ellos, de tres enormes ramas, había sido indultado por los quintos del 2008 2007 según reza la placa que luce en el mismo tronco. También vimos negrales de proporciones desconocidas, pues parece que igualmente hubieran sido indultados: en la parte baja se notan las antiguas cicatrices, ya restañadas, de los años en que fueron sangrados. Después, se han recuperado -¡y de qué forma!- y parece como que quisieran tocar el cielo. Y no hay ni uno ni dos, son multitud.

Indultado

Indultado

Y eso que no nos acercamos al Pino de la Cinco Gachas, cerca de Coca, ni tampoco al Pino de las Apuestas (o de las Mentiras), muy cerca de Fuente el Olmo. Los dejamos para otra ocasión.

Finalmente, poco antes de llegar a Íscar, nos salía al encuentro un grupo de viejos y enormes piñoneros, al salir del pinar de Marigarcía.

Laguna del Prado

Laguna del Prado

 Ríos y bodones

Pero no todos fueron pinos. También cruzamos dos veces el río Pirón, y el arroyo Malucas. Los dos tenían corriente pero no estaban excesivamente limpios. Todavía recuerdo cuando mi abuela, que era de Íscar, me contaba feliz cómo, de niña, jugaba con el agua transparente y los guijarros del Pirón, allá por los finales del siglo XIX. ¿Volverán esos tiempos?

Podíamos habernos acercado a varios bodones, pero no nos apartamos de la ruta que nos habíamos trazado al principio. Pasamos por alguno, como el que hay junto al cementerio de Samboal, que tenía las aguas azules; vimos otro, a un kilómetro pasado Fuente el Olmo, con el manantial – y su abrevadero y lavadero- del que se nutría. Antes, al llegar a Fresneda nos acercamos a la Gansera, formada gracias al Caz del Egido.

Vado en el arroyo Malucas

Vado en el arroyo Malucas

Samboal y otros pueblos

Pasamos por varias localidades. En Fresneda nos acercamos a la ermita de la Virgen de la Visitación que a través de la mirilla nos pareció gótica, de buen porte. Por cierto, desde esta ermita se contempla un amplio panorama.

Pero el pueblo que más nos llamó la atención fue, sin duda, Samboal: limpio, con casas antiguas rehabilitadas o nuevas construidas con buen gusto. Su iglesia de San Baudelio, recién restaurada, es una joya mudéjar. Una casa señorial, que tiene un balcón con un simpático tejadillo, parece arremeter contra el ábside de la iglesia, y la enorme chimenea le llega a tocar. Pero no sé, tampoco queda mal, es algo original. Recorrimos la calle mayor disfrutando de cada una de sus casas, pertenecientes a ese estilo de arquitectura tradicional –en ladrillo- de Tierra de Pinares.

Fue sangrado, y hoy se ha recuperado

Fue sangrado, y hoy se ha recuperado

También nos resultó atractivo el parque –parecía un museo de mojones- con viejos utensilios para la explotación de los montes, en Fuente el Olmo. Y en Villaverde, pasamos junto a un sencillo crucero con un tosco Crucificado esculpido sobre la misma piedra –luego vimos otro delante de la iglesia- y, en una placita, aun conservan la fuente con elevador que surtiera de agua al pueblo durante muchos años.

Al final, cuando uno de los ciclistas quiso tomar dirección suroeste desde Villaverde, el castillo de Íscar salió al quite desde lo alto y nos señaló el rumbo seguro. Nos faltó degustar una Loca Juana donde la elaboran para poner un final redondo a esta excursión.

Cayeron 40 km.

Balcón en Samboal

Balcón en Samboal

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

4 comentarios to “Pinos de la Comunidad de Villa y Tierra de Íscar”

  1. Miguel Ángel Says:

    Creo que fue en el 2008 el indulto,aunque tampoco es muy relevante el dato, tengo por ahí la foto con la placa.
    Magnifica ruta, al final acortamos, para no hacerla demasiado larga.
    Buen articulo.

  2. Fernando Says:

    Hola otra vez rodadores:

    Lamento comunicaros que si os hubieseis acercado a visitar al Pino de las Mentiras o de las Apuestas, ya solo veríais sus restos. Yo he pasado por allí dos veces desde que se derrumbó, y la última vez ya estaba prácticamente toda su corteza esparcida por el suelo. Aun así, seguía impresionando.

    En cuanto a la Tierra de Pinares, deciros que el momento más mágicos que yo he vivido en ella fue hará unos doce años por el entorno de la zona descrita, concrétamente en el Pinar de Fresneda de Cuellar, donde una “cálida” e inesperada bruma surgió rauda al atardecer, sorprendiéndome en un pinar que entonces estaba descubriendo, y en el que igual te cruzabas con pequeños pimpollos y jóvenes promesas como con grandes y corpulentos ejemplares acompañados por sus ancianos y destrozados predecesores. Me sorprendió comprobar cómo era posible que tanto gigante permaneciese medio escondido, y me sorprendió más la bruma que, en pocos minutos, hizo que el paisaje onírico empezara a tornarse en algo tétrico. Suerte que no me había alejado mucho de los caminos principales, pues probablemente me hubiese perdido.

    Como bien decís, es una zona de pinos corpulentos, algunos mucho más gordos y grandes de lo que estamos acostumbrados a ver, donde se aprecia que cuidan y a la vez explotan los pinares, cosa que he podido comprobar en numerosas ocasiones.

    Enhorabuena nuevamente por vuestros artículos y vuestros paseos. Un saludo.

    • piscatorem Says:

      Hola, Fernando,
      ¡Pues que pena que ya no podamos ver erguido ese gran Pino! Los árboles son seres vivos y, por tanto, pueden morir. Recuerdo una vez que también me sorprendió esa bruma que dices, a la caída de la tarde. Fue en un pinar cerca de Laguna de Duero y parecía que estaba soñando…
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: