Un paraíso en el páramo: el arroyo de la Estacada

Captura de pantalla completa 21072015 172714El páramo de los Torozos es una inmensa llanura de forma irregular. Esa forma se la han dado, a lo largo de miles de años, las aguas que han horadado la caliza y recortado la superficie diseñando vallejos más o menos sinuosos y profundos pero siempre irregulares. Es el caso, entre otros muchos, del arroyo de la Estacada, que ahora traemos a colación.

El corral de la higuera

El corral de la higuera

Llegamos a él por la carretera de Quintanilla de Trigueros a Santa Cecilia del Alcor, y nos desviamos a la derecha antes del cruce con la carretera de Dueñas. La verdad es que esta zona de Torozos, aunque reducida en extensión es rica en posibilidades: arroyos, fuentes, montes de encina y roble, vallejos… Nada que ver con una llanura continua y uniforme.

Veremos que se forman como los dos cuernos de un toro que estuviera más al oeste; forman el nacimiento del arroyo y se juntan ambos unos centenares de metros más abajo. Esta corriente de agua desaparece, tras recorrer dos kilómetros, en el arroyo del Salón que será engullido, a su vez, por la laguna de la Nava. Bueno, ahora termina en el Valdeginate, que va al Carrión y luego al Pisuerga y Duero. O sea, que las aguas de la Estacada dan la vuelta –casi completa- al páramo.

Pradera en el fondo del vallejo

Pradera en el fondo del vallejo

Rodamos contemplando tierras rojizas, ricas en hierro, puestas al descubierto por la máquina que ha levantado una pobre cosecha de cebada. Pero en cuanto empezamos a bajar por el cuerno norte del vallejo, la tierras son ya albarizas.

Llegamos a un viejo corral ¿o algo más que corral? que posee unas tapias, ahora desmochadas, que bien podían haber pertenecido a una ermita o casa señorial.

En la confluencia de ls dos brazos o cuernos

En la confluencia de ls dos brazos o cuernos

Dentro, una anchísima higuera repleta de frutos parece vivir tranquila, y nos prometemos volver en otoño para dis-frutarla.

Otro poco más abajo se adivina la fuente de Cabestreros, seca. Se inicia el cauce del arroyo. Sin duda, los hombres lo han movido para nivelar el fondo del valle y aprovechar su parte baja y central para el cultivo. Sigue ensanchándose y llegamos al encuentro con el otro vallejo. Es un agradable y ancho humedal donde, por el centro, discurren ya juntas las aguas. En el mismo centro, el mapa señala la fuente del Charcón, que no descubrimos tal vez porque todo es un charcón. El lugar nos sorprende: quince metros bajo el ras del páramo nos hemos sumido en un ambiente distinto, muy diferente, en una amplia pradera con juncales y abundante hierba. Todo verde rodeados por un monte de encinas casi calcinado por este sofocante verano.

El chozo de la Gatera

El chozo de la Gatera

Buscando el suelo más firme y con menos maleza, empezamos a subir por el cuerno sur. Este arroyo lleva agua. Sorpresa: un chozo de pastor, construido a conciencia, se oculta en la ladera tras una encina. Es lo que queda del corral de la Gatera. Poco después vemos una caseta –candada- con chimenea y abrevadero y, al lado, una calera y una pequeña cantera.

Corrales del Guindal

Corrales del Guindal

Un poco más arriba, ya por camino, llegamos al complejo de los corrales del Guindal, que han estado en uso hasta hace no demasiado. Al lado, la curiosa balsa del Guindal con agua cristalina -aunque llena de vegetación- y dique de piedra. Otro lugar maravilloso; aquí debió levantarse un pequeño paraíso con frutales –de ahí lo de guindal-, agua abundante para una pequeña huerta, manantiales, frescor… El pastor podía olvidarse por un tiempo de la sequedad y austeridad del páramo vecino.

La balsa

La balsa

Después nos dimos una vuelta hasta las proximidades del caserío Monte la Torre, que tiene los accesos vallados a causa  del ganado vacuno, y tomamos un camino en dirección sur hacia Quintanilla. Poco antes de llegar a la provincia de Valladolid, el camino desapareció al salir de un monte y, a campo traviesa, pudimos conectar con la carretera.

Y el caserío Monte la Torre

Y, muy al fondo, el caserío Monte la Torre

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: