Del Pinar a Robladillo por el valle de San Andrés

Ruta a Robladillo

A veces, cuando no hay demasiado tiempo y el calor aprieta tendemos a buscar excusas para dejar a un lado los pedales; sin embargo, es difícil encontrarlas teniendo como tenemos preciosas rutas en el pequeño radio de un par de horas (o algo más).

Ayer salimos del Pinar a mediodía, sin embargo la temperatura era agradable, sazonada con un suave viento fresco del noreste. ¿Dónde ir? Robladillo siempre es un agradable paseo.

Vallejo de San Andrés

Vallejo de San Andrés

Tras llegar a Simancas a través de los pinares y disfrutar de las vistas del Pisuerga desde su viejo puente, iniciamos la dura subida al páramo de los Torozos: es uno de los mayores desniveles que encontramos en la provincia. Desde el río ascendemos al pueblo y después, por el camino de Torres, al páramo, algo más de 150 m casi seguidos, no está nada mal.

Tras un breve recorrido por el páramo, con el calor apretando y las moscas molestas, nos acercamos al solitario valle de San Andrés, que tomamos en bajada por lo que tenemos que ir frenando para disfrutar de sus peculiaridades y hacer alguna foto. Son dos kilómetros de vallejo en el que a veces se confunde el sendero que baja con el arroyo sin agua.

?????????????

El Roble con Robladillo al fondo

Y de estas nos plantamos en Robladillo. Para seguir, elegimos el camino que nos lleva hacia su majestuoso roble, ahora con hojas que proyectan una agradable sombra, además de un banco de Caja Rural donde echamos un trago, ¡la vista es increíble!

¡Hasta aquí hemos llegado! Subimos el camino y tomamos una cañada local; ahora nos encontramos de nuevo en el término de Valladolid, en El Rebollar, donde los sonidos de fondo rurales a los que estamos acostumbrados cambian al paqueo de los disparos en los campos de tiro aquí instalados.

Por Cuestaelgallo

Por Cuestaelgallo

Y emprendemos el regreso hacia Simancas, dejamos Ciguñuela a la izquierda y elegimos el páramo donde los hierbajos empiezan a verdear los rastrojos ocres. Elegimos la bajada de Cuestaelgallo, donde debía de encontrarse la fuente de Pico Cuerno, pero solamente acertamos a ver algún junco y una zarza que sorben sus últimas gotas bien abajo, en el subsuelo. Sin más regresamos, ya pensando en la pequeña recompensa de una cerveza fría en algún bar del Pinar.

Javiloby

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: