Leyendas, valles y chozos del Cerrato (y2)

Chozo de Bastriguilla

Chozo de Bastriguilla

Continuamos la excursión por el Cerrato iniciada en la entrada anterior. Nos encontrábamos junto a la Cruz de la Muñeca y seguimos camino en dirección Tórtoles desde Antigüedad.

…y leyendas.

Después, en la bifurcación hacia Villovela y dominando el nacimiento del arroyo de Fuentehorno descubrimos el chozo de Bastriguilla, tal vez el más grande del Cerrato. Se trata de una amplia habitación en forma de cúpula, que aísla perfectamente de las inclemencias del tiempo. Pero seguimos nuestro camino hasta los corrales del Girón¸ con su chozo restaurado en 2010, donde nos desviamos hasta llegar entre montes de roble y sabina al curioso Torreón de la Greda.

El torreón

El torreón

Poco se sabe del origen de esta torre solitaria, de unos 15 m de altura, construida en mampostería con piedra sillar en los ángulos. Tal vez existiera ya en la edad media como fortaleza de vigilancia, pues se eleva sobre un suave promontorio que domina la llanura; es, de hecho, el punto más alto de todo el Cerrato. Lo cierto es que sirvió como torre del telégrafo óptico y ahora se ha aprovechado como vértice geodésico. No nos atrevimos a subir porque descubrimos en las grietas de la pared sur –por donde sube la escalera- nidos de abeja. Y con el buen tiempo que hacía, había bastante movimiento abejero.

No hay ninguna referencia histórica, pero la leyenda popular cuenta que se hizo de noche cuando la comitiva de la reina Juana atravesaba el paraje de la Cruz de la Muñeca, por lo que decidió pernoctar en este cercano torreón. Es curioso comprobar cómo la tradición popular ha guardado muchos episodios de nuestra historia, desde la pérdida de España por don Rodrigo hasta los trágicos amores de Alfonso XII. La reina Juana es, precisamente, uno de los personajes que resultan más entrañables para la gente. Otro día podríamos preparar y seguir su ruta.

Sabina en el valle del Maderón

Sabina en el valle del Maderón

Valle del Maderón

Después de descansar bajo la protección del Torreón de la Greda, fuimos bordeando el monte de los Alfoces hasta enlazar con el camino del valle del arroyo Maderón. Al cabo de unos pocos kilómetros de páramo nos encontrábamos ya en este largo valle que nos dejaría en Cevico Navero.

Genuinamente cerrateño. Al principio, enormes piedras calizas que se habían desprendido del páramo adornaban los prados. Luego, un denso bosque de roble, encina y enebro nos empujaba hacia el arroyo. Más tarde, un fondo de valle plano y ensanchado se llenaba de carrizo y espadañas; tal vez de aquí venga el nombre de Navero, o sea, navazo, nava. Finalmente, el valle se abre más para dejar a los agricultores que lo roturen y siembren de trigo y cebada. Cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos en Cevico, donde visitamos el exterior de algunas casas trogloditas, típicas también del Cerrato.

 

Cerca de Cevico Navero

Cerca de Cevico Navero

Anteúltima cuesta y último páramo

 ¡Ahora sí que cuesta subir al páramo! Las piernas se resistían y, a pesar del paisaje dorado que el sol de la tarde ponía ante nuestros ojos, las sensaciones entraban por las piernas, no por la vista. Pero al cabo de unos minutos, de nuevo rodábamos felices por la llanura. Bien es cierto que hicimos ligeros descensos, uno de ellos a la fuente del Guijo con su hilillo de agua. Poco antes, habíamos pasado junto a los corrales y chozo del mismo nombre, además de volver a cruzar la cañada real Burgalesa.

El sol se había puesto ya. Una línea roja entre el negro de la tierra y el azul oscuro del cielo señalaba la del horizonte. Pronto empezarían a aparecer, tímidamente, las estrellas, para luego llenar enseguida el firmamento ante la ausencia de la luna. Por cierto, estas alturas del Cerrato son uno de los mejores lugares para la contemplación de los astros, debido a la oscuridad natural por ausencia de luz eléctrica.

El sol se pone entre algunas carrascas del páramo

El sol se pone entre algunas carrascas del páramo

Más chozos y corrales

Al menos, pudimos acercarnos a otros tres chozos con sus respectivas corralizas. La verdad es que estas construcciones tradicionales de la comarca de Baltanás están restauradas y limpias, aptas para pasar una noche en ellas al calor de las brasas: al cruzar por la cañada de la Paloma, vimos el chozo de la Cabañuela, con su peculiar forma de nave, en el monte del Rojo, un chozo casi tan grande como el de Bastriguilla. El cariño de los baltanasiegos por sus chozos queda patente en el que tienen en un jardín junto a la calle de San Pedro, al lado del monumento al sembrador.

Últimas pedaladas

Últimas pedaladas

Finalmente, bajamos al valle del arroyo Rabanillo y, cuando creíamos que seguiríamos bajando hasta Baltanás, el guía, que se había despistado, nos dirigió a lo alto de un paramillo. ¡Ufff, esto no estaba previsto!, protestamos mientras arrastrábamos las burras. Pero no había remedio, pues el Rabanillo no llevaba a ningún sitio. Menos mal que vislumbramos el chozo del Barril y, visitado casi a tientas, nos dejamos caer definitivamente hasta la meta, que brillaba en la oscuridad del valle.

En la ermita de Revilla

En la ermita de la Virgen de Revilla

El complemento fue una visita a la ermita de la Virgen de Revilla, que cuenta con dos espadañas, y un refrigerio en la Posada. Al pasar, también admiramos la fachada del Hospital de Santo Tomás. La noche se nos había echado encima pero el día había merecido la pena. En la memoria quedaba el paisaje, y el cansancio pernil, en el olvido.  

Paramos junto al torreón

Paramos junto al torreón

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Leyendas, valles y chozos del Cerrato (y2)”

  1. Jaime Says:

    La última vez que estuve en el torreón ya estaban allí las abejas, a la derecha de la escalera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: