Algunas fuentes de Toro (1)

Toro y sus fuentes 1

En Toro, iniciamos la rodadura en dirección noreste. Al poco de salir nos encontramos con una vocinglera y extraña caza de liebres: un nutrido grupo de cazadores armados de silbatos despertaban a las liebres encamadas en un majuelo. Parecía más una caza de brujas. Pero como no íbamos ni a liebres ni a brujas, sino a fuentes, seguimos adelante y paramos un momento junto a una arboleda al lado de un pozo con más de seis largos abrevaderos: era el preludio de lo que nos esperaba a lo largo de la jornada.

Vallongar

Al fondo divisamos Tiedra, con su castillo a modo de avanzadilla sobre Tierra de Campos, y tras una larga recta nos presentamos ante la fuente de Vallongar, ya cerca de Villavendimio. Está realizada en piedra caliza y el agua fluye abundante. Una zona empedrada y enyerbada se extiende entre el arca –para abastecimiento humano- y el pilón. Precioso conjunto en una suave ladera, en medio del campo abierto.

Vallongar, fuente y abrevadero

Vallongar, fuente y abrevadero

Por Tagarabuena

Volvemos en dirección contraria para luego girar hacia el oeste hasta llegar a la laguna del Tejar. No vemos la fuente ni el abrevadero ¿destruidos o tapados por la maleza? pero sí dos amplias lagunas acompañadas de álamos. Hay restos de construcciones, seguramente pertenecientes al antiguo tejar.

Un poco más al norte está el manantial del camino de Villardondiego, o de Carracastro, al que llegamos por la carretera. No tiene fuente, pero tiene agua, abundantes juncales y una pequeña pradera; en verano, refresca un poco las achicharradas rastrojeras.

En Tagarabuena hacemos una pequeña parada para contemplar la iglesia y la fuente –acabada en dos pináculos- de la plaza. Llama la atención que hay abundante chavalería jugando al balón.

La Perinda

La Perinda

Por el valle de Adalia

Nos dirigimos hacia el desagüe de San Andrés o de Linarejos, que debió ser un hermoso lugar hasta hace no muchos años pero ahora por su cauce circulan aguas sucias. La fuente de Perinda es preciosa, la verdad, a pesar de que algunos la llaman de Agua Mala y, efectivamente, sus aguas aparecen turbias. Es mudéjar con un arco frontal de medio punto; pegado a ella, a la izquierda está el pilón. La fuente mira al camino, casi pegada a él. Antiguamente hubo una almendrera detrás; aun podemos ver viejísimos troncos retorcidos de los almendros aquellos…

La fuente del Cierre nos deslumbra. Está en la abrupta ladera de un cerro, entre pinos y almendros, mirando desde lo alto al valle, luminoso, del arroyo Adalia. Una pena verdadera: está seca. Es de ladrillo y posee una original estructura de doble arca. Una primera exterior, más elevada, que es la que se deja contemplar y otra interior, más amplia y baja, en la que se almacenaba el agua. El pilón se encuentra delante a la izquierda y está elevado, de piedra de una pieza. Cuando pasamos tenía agua –suponemos que de lluvia- con una buena capa de hielo.

Fuente del Obispo

Fuente del Obispo

Después de vadear el arroyo Adalia, nos dirigimos al valle del Obispo –que es una torrentera seca- para visitar la fuente del mismo nombre. No sabemos a qué obispo se refiere, pero la fuente no deja de ser muy asombrosa a pesar de que se encuentra sin una gota de agua. La vemos construida en buenos sillares de piedra caliza que le dan un cierto toque de nobleza que no tienen la mayoría de las fuentes, tan sencillas y naturales. El arca es amplia y el pilón pequeño. Parece que servía para reposo de caminantes. En este caso sirvió para reposo de ciclistas, que se sentaron en sus escalones para tomar resuello antes de continuar camino.

Bajando del Monte nos encontramos con una moderna bodega

Bajando del Monte nos encontramos con una moderna bodega

El Monte de la Reina

Desde el valle del Obispo, una larga pista empedrada nos llevó por el Monte la Reina cruzando pinares y encinares, además de bordear alguna tierra de labor que asomaba al Este. En ese mismo lado dejamos la fuente de la Pratense, en medio del pinar, construida en ladrillo con abundantes remates de buena piedra caliza.

En la carretera de Toro a Zamora, pegando al arcén derecho, vemos asfixiada por la maleza la fuente de los Señores. Con abundante agua pero bastante fea: una capa de cemento tapa la vieja estructura y el arca. No merece la pena quedarse aquí y nos vamos en busca de la siguiente. Pero antes cruzamos el Duero.

Los Señores

Los Señores

El Chafaril

Nos presentamos en la denominada en el mapa Granja Florencia, bien metida en el monte y hoy convertida en centro de rehabilitación de alcohólicos. Buen lugar para este objetivo, ciertamente. También se le conoce al lugar como el Chafaril, y preguntamos por la fuente del Chafaril. Y es que chafaril, como indica nuestro guía M. Otero, significa precisamente fuente en gallego portugués. Y allí la encontramos, en la zona norte, bajo las construcciones de la granja. El lugar no puede ser más fresco y agradable: una fuente-pozo realizada en ladrillo y cemento empedrado, cubierta de hiedra; un estanque manantial a unos quince metros, y, entre ambos, una alberca junto a la que crecen enormes fresnos y sauces. Los prados completan el poético lugar y, abajo, tierras de labor que se riegan gracias a la alberca.

Estanque del Chafaril

Estanque del Chafaril

No podemos acercarnos a las fuentes del Avemaría y del Toribio, pues están dentro del Monte de San Miguel de Grox, y una barrera en la carretera particular impide el acceso. En otro momento concertaremos una visita. Seguimos por la carretera hasta llegar a Peleagonzalo.

Lo dejamos aquí para continuar en la próxima entrada.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: