Paisajes y (más) fuentes de Toro

fuentes de Toro 2

No pudimos resistir la tentación y nos fuimos, un día más, a seguir descubriendo fuentes del término de Toro. Nos están esperando desde hace siglos. Tal vez se mantienen en pie, como haciendo un esfuerzo especial, para dejarse ver por nosotros. Así que no es cuestión de dejarlo para más adelante. Ya nadie las usa, casi nadie las cuida y muy pocos se preocupan de ellas. Sólo algún loco que las ha redescubierto y está haciendo lo indecible para recuperar al menos algunas.

Además, es una manera estupenda de contemplar el paisaje. El campo que rodea Toro, sobre todo al sur, es variado y diverso: encinas, pinos, bosques de álamos, saucedas en los ríos o arroyos; interminables colinas, cerros y motas, y algún despeñadero como el de Villabuena del Puente; campos de cereal y cuidados majuelos; monte bajo, algunas praderas… Las colinas y mogotes facilitan la perspectiva para ver con mayor amplitud de campo. En fin, no sabemos si esta vez las fuentes eran el objetivo o la excusa.

Desde Matalobas

Desde Matalobas

Partimos de Toro, donde nos aprovisionamos de productos alimenticios de la tierra, ricos en energía, para hacer frente al pedaleo de la excursión. El agua lo encontraríamos a lo largo del trayecto, o eso pensábamos.

La primera sorpresa –agridulce- llegó con la fuente de Matalobas: con la restauración le han devuelto su antigua nobleza. Pero debido a las explotaciones de una gravera que hay un poco más arriba, que ha trastocado su manantial, se ha quedado sin agua. De todas formas, tan bueno como la fuente es el panorama que desde ella se divisa y que pasa bajo las ramas de las encinas, a modo de teatro natural: el perfil de Toro con su Colegiata y gran parte de la vega. Merece la pena.

Pedorra preciosa

Pedorra preciosa

La segunda parada, fuente de la Pedorra. Otra sorpresa, pues se trata de una vieja y artística fuente, como pocas. Posee varios abrevaderos delante, pero eso es lo de menos. Lo de más es el cuidado arco de piedra arenisca labrada que cuenta incluso con un adorno –medio perdido ya- encima de la clave. ¿Qué artista se entretuvo embelleciendo la fuente? Misterio. Domina con señorío el suave valle del arroyo Ballesteros. Ya no tiene agua pero ¡cuántos agricultores habrán bebido de ella y cuantos ganados habrán abrevado aquí! ¿Sólo le queda esperar la ruina completa y posterior desaparición?

Escondida Casca

Escondida Casca

Sin acceso, perdida entre el pinar y la pradera del mismo arroyo Ballesteros, escondida tras un almendro, permanece la humilde fuente de Casca. Nos costó encontrarla. Su bóveda es de ladrillo y se cierra con puerta de metal, que aun conserva. El arca mantiene agua. Al norte, sigue dominando la torre de la Colegiata.

La siguiente parada fue en el Pilón de las Zanjas. ¡Qué pena! Se encuentra al final de un vertedero suponemos que ilegal y, para colmo, algún desalmado lo ha destrozado. Ha tirado al pilón el triángulo de ladrillo de la pared del fondo que lo adornaba y ha roto el arca. De todas formas, mana agua. Está complicado acercarse a él; pero el vallejo es precioso: se adorna con álamos, almendros, chopos y algún nogal.

Desde el Pilón de las Zanjas.

Desde el Pilón de las Zanjas.

La fuente la Francesa también se encuentra en otro hermoso valle, asentada sobre una de sus laderas. Vemos al fondo una arboleda y allí está, con dos grandes abrevaderos que aprovechan su líquido elemento. Su construcción es muy pobre, desarrapada, con ladrillos y piedras desgastados y parcheada de cemento. Amenaza ruina total. Pero el sitio es precioso y nos permite contemplar la profundidad del valle de la Francesa y parte de la Guareña..

Al fondo se esconde la fuente de Peñacabras

Al fondo se esconde la fuente de Peñacabras

La fuente de Peñacabras, de rústica mampostería, se ha quedado sin acceso. Y casi se queda sin nada, salvo el agua. Se encuentra en una pequeñísima alameda que limita con tierras de labor y un pinar. El agricultor ha roturado los bordes del pinar y casi arrasa la fuente, que actualmente se encuentra oculta entre la maleza, pero tiene agua que forma un pequeño lagunajo.

En el Palomar

En el Palomar

Y llegamos a la casa del Palomar, otro de los preciosos lugares que esconde esta tierra toresana. Nos recibe a un lado del sendero de acceso el esqueleto tenebroso –se ha puesto de repente el día gris- de una vieja encina y al otro lado, otra descomunal encina, viva. Al fondo, enormes álamos que han sacado partido de los hontanares de la Paloma. Y dos hermosas fuentes: la primera alimenta un lavadero, en el que todavía queda una piedra de lavar, y un estanque; la segunda, que se encuentra en lo más enmarañado de un zarzal, es medianamente accesible gracias a que alguien ha abierto un sendero que pronto desaparecerá. No tiene arca, el agua surge de un caño en una pared frontal que forma un rincón con la lateral. Sus aguas, a los pocos metros, llenan un lavajo.

Fuente Manteca

Fuente Manteca

La fuente Manteca también es curiosa. Se encuentra en un ancho valle  dedicado al cereal y a la vid y rodeado de monte de encinas. Domina una pequeña pradera; su arca es de piedra y ladrillo, y su abrevadero –moderno- es generoso. Tiene agua refrescante y de buen sabor. ¡Idílico y perdido lugar!

Y llegamos a la fuente Marlota, tan curiosa como su nombre y a unos metros del camino de lo que fue el monte Iniesta. Tiene diferentes niveles:  arriba vemos el arca, con el  frente de ladrillo revocado con cemento y los laterales con la piedra original, más abajo el caño con chorro generoso de agua buena, fresca y sabrosa –damos fe- y finalmente, el abrevadero. Todo está asfixiado por la maleza de juncos y zarzas. Le haría falta un buen desbroce.

Arca de la fuente Marlota

Arca de la fuente Marlota

En diversos puntos de esta excursión vimos alcaravanes. Siempre en el aire, pues en cuanto se posaban, dejábamos de verlos. ¡Qué manera de mimetizarse en el terreno, especialmente en los majuelos!

No nos detenemos en la fuente de los Pilones, que dejamos en una alameda a 400 m del camino, y de la fuente Marlota bajamos hasta Villabuena del Puente. El puente también tiene su fuente y pilones pegados a él, pero está clausurada y cerrada.

Lavadero de San Tirso

Lavadero de San Tirso

Como amenaza lluvia tomamos la directa. Después de saludar al cerro de la Nariz, sólo pasamos por la fuente los Villares, la más grande de la comarca, que ya conocemos. El viento de culo y la misma lluvia nos llevan volando hasta Toro. Como llegamos antes de lo previsto, tomamos la senda del Duero y visitamos las tres fuentes que manan entre las cárcavas y el río, prácticamente en la misma orilla: la del Hospital, con su pequeña alberca, que sirvió para regar la huerta cercana y que se encuentra seca; la de la Teja, pequeña y simpática y con su chorrito de agua, y el Lavadero de San Tirso, que sirviera de manera especial a las lavanderas toresanas, pues sus aguas son templadas.

Cuestecillas

Cuestecillas

Ya sólo nos quedaba subir por la cuesta hasta la ermita de la Virgen del Canto y, desde el mismo canto, dirigir una última mirada a la vega del Duero, a las ondulaciones de los montes toresanos, y a la torre de la Colegiata. Y todavía nos quedan fuentes para unas cuantas excursiones más.

Toro y la Colegiata

Toro y la Colegiata

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: