Lavajos, lagunas, navas y boyones

Lagunas Medina(1)Al sur de Medina del Campo son muy abundantes las lagunas, lavajos y navas. Por esas tierras, siempre se ha entendido por laguna una buena extensión de agua que veía reducido su tamaño en verano pero nunca se llegaba a secar del todo; al menos quedaba siempre un fondo de légamo y barro. Por lavajo se entendía algo parecido, normalmente más pequeño.  Lavajo viene de navajo que a su vez viene de nava que significa según el DRAE tierra sin árboles y llana, a veces pantanosa, situada generalmente entre montañas. Pero en tierras de Medina se llaman navas a zonas a veces alargadas, siempre irregulares, sin árboles, normalmente entre tierras de labor en las que crece una hierba rala con pequeñas calvas blancas por las sales, con frecuentes encharcamientos y algún lavajo, y con humedad permanente en el subsuelo. En nuestros páramos, una nava es una extensión más o menos amplia, hundida, en la que se suele acumular el agua en épocas lluviosas.

La más occidental de las Lagunas Reales

La más occidental de las Lagunas Reales

Las Lagunas Reales estaban sin agua pero preciosas. Cada una con su un enorme e irregular redondel dibujado por hierba joven y flores de diferentes tonalidades. Un poco  más oscuro en los bordes, bien señalados también por la hierba alta de la pradera contigua. Menos brillante y con pequeñas flores de tono amarillo en el interior del círculo. Daba gloria ver tanto verde y tan vivo, hasta el punto de olvidarnos que de agua –de laguna, por tanto- no tenían nada. Y es una pena, pues precisamente estas lagunas que eran prácticamente permanentes, hoy día no se recuperan ni en temporadas de diluvio. Seguramente porque su terreno absorbe el agua que cae del cielo y el manantial -procedente del acuífero de los Arenales- ya no les llega.

Lavajo Rabiosa

Lavajo Rabiosa

Exactamente lo mismo ocurría con otro gran lavajo, antaño permanente: el lavajo Rabiosa, que descubrimos –de repente- en  medio de un pinar. A su lado, otro lavajo más grande ha desaparecido trasformado en un campo de cereal. Como ya no se alimenta del manantial, los agricultores lo utilizan para sus fines. También estaba sin agua la laguna del Simplón, que debió tener un origen artificial, o los muchos restos de antiguos lavajos que encontramos a lo largo del curioso arroyo del Malpaso. Lo de curioso va porque en muchos tramos no tiene cauce definido, es una lengua verde con algunas hondonadas en las que debió registrarse algún lavajo, a juzgar por la forma y los restos.

Lavajo de la Juncia

Lavajo de la Juncia

Pero la jornada nos deparó otras muchas sorpresas con agua:

  • El lavajo de la Juncia y otros próximas en los pagos del Dornajo y el Voleo habían vuelto por sus fueros perdidos a ocupar zonas en actuales campos de labor. Estaban llenos de esas pequeñas flores blancas, propias de estos encharcamientos.
  • Al oeste de los anteriores y al este del Raviosa, la zona de los Chirivines –verdadera nava en lucha con el agricultor- se veía salpicada de multitud de encharcamientos, sobre todos de pequeño tamaño.
  • La Navilla, en el límite de Velascálvaro y Rubí, y rodeada de pinares parecía que no tenía agua, pero al acercarnos, sí que la había, entre hierba alta y juncales.
  • las charcas de los Salmuerales, que se habían juntado todas para celebrar la lluvia caída. Además, cazaban las cigüeñas y cantaban la ranas.

    En las Navas, Rubí de Bracamonte

    En las Navas, Rubí de Bracamonte

Pero también encontramos con agua el lavajo de los Boyones y su fuente respectiva, en Rubí, y seca la laguna de Arahuete, en las navas al norte del mismo término municipal. Y desaparecida, la laguna boyón de Ruiz. (Y aquí tenemos una variante de bodón, emparentada con bayón y bayona… Ya se ve que en toda esta zona de Pinares-Olmedo-Medina hubo muchas y muy variadas lagunas; desgraciadamente parece que ya sólo conservamos los nombres)  

También tuvimos la grata sorpresa de encontrar con abundante agua las Navas, al este de Rubí de Bracamonte y al oeste del arroyo de la Valenosa. Se trata de una larga –casi 1 km-, ancha e irregular lengua con abundantes encharcamientos, hierba, ranúnculos y zonas de calvero. Para recorrerla despacio, disfrutando a cada paso del espléndido panorama cercano.

Arroyo

Arroyo de Malpaso

Nos olvidamos –a propósito- algunas navas más por las que anduvimos, o casi navegamos. Y es que todo rezumaba agua después de una intensa temporada de lluvias. Tampoco hemos contado que nos fue muy fácil avistar patos, cigüeñuelas y avutardas. ¡Y ojalá terminen por llenarse las Lagunas Reales!

Laguna Boyones

Laguna Boyones

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: