Wamba y Pampliega

El Arlanzón por Pampliega

Estas dos poblaciones –una en Valladolid, la otra en Burgos; una no lejos del Duero y del Pisuerga, la otra a orillas del Arlanzón- se encuentran unidas por un rey godo: Wamba, que reinó en España durante los años 672 a 680. Sí, desde entonces ha llovido, pero ambas localidades siguen recordándolo.

Las dos tuvieron monasterios durante la época visigoda, e incluso antes seguramente. Las dos se asientan en la falda de un páramo, las dos poseen molinos movidos por la fuerza de los ríos, y ambas disfrutaron de buenas aguas y buen vino. De esto último aún quedan abundantes bodegas como testimonio. La iglesia de Wamba es pequeña y románica con trazas mozárabes, y conserva un llamativo osario; la de Pampliega es grande, domina la población y aun el valle, y posee un espléndido retablo.

Vista de Wamba

El primer día de septiembre del año 672, Wamba se encontraba en el valle del Hornija -donde acababa de expirar el rey Recesvinto-, cuenta la tradición que ejerciendo su oficio de agricultor, cuando un grupo de nobles le propuso como rey, contestando él que lo sería en el momento que su arado reverdeciera, lo que así ocurrió al instante, comenzando a entallar. Según la crónica de Julián de Toledo, fue obligado a ser rey por la fuerza, pues los nobles le manifestaron: de aquí no saldremos hasta que, o te reciba como rey nuestra embajada, o la muerte engulla aquí al que se oponga.

Molino en Pampliega

En lo que hay más acuerdo es en el lugar donde todo esto ocurría, según dice Julián de Toledo:

Gerebantur enim ista in uillula, cui antiquitas Gerticos nomen dedit, quae fere centum uiginti milibus ab urbe regia distans in Salamanticensi territorio sita est.

O sea, en la pequeña villa de Gérticos, a 120 millas de Toledo y en la diócesis de Salamanca. Y precisamente debido a estos hechos, la conocemos hoy con el nombre de Wamba.

Iglesia de Wamba

Pero después de varios años de fructífero reinado –contuvo a los árabes en Algeciras, redujo a los vascones, sofocó diversas rebeliones en el amplio territorio de la España goda, trajo las reliquias de San Antolín a la cripta de la catedral de Palencia…- fue engañado, narcotizado y tonsurado y se retiró a vivir los últimos años de su vida al monasterio de San Vicente en Pampliega, donde murió en el 688. Y allí fue enterrado hasta que el rey Alfonso X trasladó sus restos a Toledo, que luego serían profanados por los franceses a principios del siglo XIX. Actualmente se encuentran en la catedral toledana y los reclama el ayuntamiento de Pampliega.

Aquí -o muy cerca- pudo levantarse el monasterio de San Vicente

Wamba tiene una antigua y hermosa fuente dedicada al rey godo, además de una escultura instalada hace unos años a la entrada del pueblo. Pampliega cuenta con la fuente de la Legaña buscada por el rey Recesvinto para curarse un mal de riñón pero sus aguas sólo le limpiaron los ojos, pues únicamente tenía –y tiene, se sigue afirmando- propiedades medicinales oftalmológicas. No obstante, este rey acabó en los Baños de Cerrato donde pudo al fin curarse de su dolencia.

Detalle de la fuente de Wamba

Curiosamente, otro rey godo, Chindasvinto, cuyos restos se encuentran en la iglesia de San Román de Hornija, fue proclamado rey en Pampliega precisamente.

En cualquier caso, lo que sí sabemos con seguridad es que se trata de dos preciosas localidades castellanas que mantienen con orgullo su pasado y que cuentan con rincones y paisajes deliciosos.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: