En el país de las Cuestas Medrosas

Todo el día anterior lloviendo: había que buscar alguna ruta por zona de arena o gravas, de manera que podíamos volver a la comarca de Toro, que carece de barro y tal vez por esa razón abundan los majuelos y no le van a la zaga los montes de pino y encina.

Salimos de La Bóveda de Toro que se encontraba preparando la fiesta del Lunes de Aguas. Siguiendo la estela del río Guareña fuimos hasta Villabuena del Puente y, de allí, pusimos rumbo a la zona sur del término de Toro subiendo una larga cuesta. Nos encontramos, en primer lugar, con la curiosa fuente de los Gavilanes, apoyada en la ladera. El arca parece, por fuera, un horno de asar; colma de agua un pilón que se apoya en un muro, sostén de la ladera, y de ahí pasa a un abrevadero perpendicular que sale a nuestra izquierda. Tiene agua, pero no se nota su fluir.

Los Gavilanes

Seguimos rodando cuesta arriba –majuelos, algún campo de cereal, encinas aisladas- hasta llegar al ras del paramillo mientras echábamos la vista atrás para contemplar el valle de La Guareña, con Peña parda y el teso de la Nariz al fondo y enseguida nos asomamos a los valles del oeste. Estamos ahora en la comarca de las Cuestas Medrosas, pues abundan los cerros, vallejos, picos, tesos, motas, mesas, con sus correspondientes laderas, vargas, peñas, cantiles e incluso despeñaderos, como más tarde vimos. Parece como si las suaves y onduladas llanuras de Toro y el Pego aquí se hubieran roto repentinamente. Lo de medrosas seguramente se deba a que, en algún momento, tal vez cuando las últimas luces del día quieren apagarse y comienzan a crecer las sombras, dan cierto miedo o, al menos, sugieren figuras fantasmagóricas.

Fuente de las Cuestas Medrosas

Sea como fuere es una comarca diferente y, para que no haya duda, nos dirigimos a la fuente de las Cuestas Medrosas, que se encuentra a orillas de un viejo tramo de carretera que, debido a su empinada cuesta en curva, quedó definitivamente muerto hace muchos años. Y allí está, con su agua a la que se la ve y oye fluir. El pilón se encuentra cubierto completamente de juncos, pero el arca, airosa, con su hueco hacia el norte, sigue cumpliendo su función. A sus pies se extiende ya el campo abierto.

Ahora vamos a acometer la misión más complicada de la excursión. Resulta que M. Otero, experto y divulgador de las fuentes de Toro, que habla de éstas sin señalarlas en el mapa, menciona la fuente de Casablanca. Dice dónde está pero, claro, para llegar a los topónimos que él nombra, hay que preguntar a los lugareños, si los encuentras. Tampoco viene esta fuente en el mapa, de manera que nos lanzamos a buscarla y ¡oh casualidad! al bajar la cuesta que el mapa nombra de Valdefinjas, allí estaba, con su caseta con tejado a dos aguas, su abrevadero o pilón doble apoyado contra el muro que sostiene la cuesta y con un tercer abrevadero que sale perpendicularmente del primero. Una joya, a pesar de que fue arreglada en 1955 con cemento y ladrillo hueco, o por eso precisamente, aun no se ha caído del todo. Pero está mal, el arca no tiene agua –algún abrevadero, sí- y el muro se ha derrumbado en buena parte. Claro que si la fuente es una joya, el lugar donde se asienta lo es más: un recodo de la ladera, con hierba abundante, almendros a un lado, pinos y escobas encima. Precisamente por ser una fuente tan alejada y pastoril habría que conservarla…

Casablanca

Lo siguiente fue una vuelta por el pinar de la Vega de Bazán, dominado por el pico del Tío Laureano: ¡hay que ver cómo cambia el paisaje! Encinas y pinos arremolinados en ladera, con enormes piedras calizas, de color gris ceniza irisadas de naranja que se deprenden de lo alto. Esto sí que puede amedrentar un poco, la verdad. Y ahora, todo se viste de verde, así que rodar por este monte es como desplazarse por camino de herradura en plena montaña. De sorpresa en sorpresa.

De ahí nos fuimos a visitar la monumental y amorosa –por su disposición circular parece abrazarnos- fuente de Valdelapega, hoy desgraciadamente seca y casi sepultada en tierra. Al lado, la laguna del Pinar, también seca y el altísimo Pino Merendero que nos habla de lo que fue este pinar en otros tiempos. Al lado, los terneros de la Dehesa de Peñalba engordan con sus dornajos llenos de pienso y paja.

Fuente Nueva

Y ahora por la carretera, siguiendo en parte la vereda Zamorana, llegamos a la fuente de Pedro García, que se encuentra en una ladera, junto a la dehesa citada y con abundantes zarzas y juncales. El agua fluye un poquitín; el pilón está a rebosar pero el abrevadero ha sido destrozado: ¡ya no cruzan los rebaños por esta vereda!

Marcha atrás por la carretera para tomar la de El Pego. Salimos del monte y parece hacerse la luz en el campo abierto. Llegamos a la fuente Nueva, oculta en un hondón y vigilada por almendros. Fluye algo de agua y se ve a las claras que es de nueva construcción, pues no sigue la tradición. Pero lo mejor es el lugar: una vaguada abierta a los inmensos campos de majuelos y limpios cantos.

Reseda

Poco más nos queda ya, de manera que, con gusto, ponemos rumbo a La Bóveda. Con gusto porque es cuesta abajo y con viento a favor, además de haber dado con la fuente de Casablanca en este original país. A modo de postre, en plena bajada nos sorprende el pozo de Reseda, con sus abrevaderos modernos y un grifo perfectamente fluyente, si lo abres. A sus pies, un viejo almendro enmarca el paisaje del fondo.

Y llegamos a La Bóveda. Asombra que no hayamos encontrado charcos: o por aquí no ha llovido o la tierra se lo ha tragado todo. Y asombra también que después de tantos años de rodar cada semana, aun descubramos paisajes nuevos por Valladolid y alrededores. El recorrido, de casi 40 km, aquí.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: