Barcorvillo y el páramo de Bocos

La excursión de hoy va a discurrir por el páramo esculpido por el Duero –al este y sur- y el arroyo Madre –al oeste- del valle del Cuco. Administrativamente pertenece a las provincias de Valladolid y Burgos, y domina sobre la Ribera del Duero.

Salimos de Bocos. Empezamos bien: las estribaciones del pico Gurugú relucen al sol de la mañana y en los salientes calizos numerosos buitres se solazan esperando que el aire se caliente para volar cómodamente. Abajo, el Duero discurre tranquilo y con poco caudal, protegido por una tupida arboleda.

Peña Ahumada

Vamos por el camino, ahora lleno de maleza, que daba servicio al canal de Riaza. Con las nuevas infraestructuras de regadío ha quedado abandonado y a nadie se le ocurre utilizarlo, salvo a los ciclistas todo terreno. Sobre nosotros, los escarpes y laderas del Cantizal, con sus cárcavas salvajes, que son continuadas con pasarelas sobre el canal para que no anegue el cauce el barro de la escorrentía. Pasarelas inútiles ya; suponemos que con el paso de los años esta zona del canal acabará tapada. Además, la cuesta no tiene casi pinos ni vegetación que la sostenga.

Ladera de Barcorvillo

Y vemos algo que será la tónica en todas las laderas por las que vamos a cruzar: estuvieron aprovechadas, mediante bancales o terrazas sostenidos por albarradas de piedra caliza, para el cultivo. Se ven perfectamente los rastros de aquel modo de cultivar, hoy abandonado en nuestra región. Un poco más abajo, entre nosotros y el Duero, a casi cien metros de distancia, discurre una antigua calzada que ha llegado hasta nuestros días con diferentes nombres, uno de los más conocidos es el camino de los Aragoneses.

Llegamos a la peña Ahumada; dan ganas de escalarla a la vista de sus escarpes y derrumbaderos, pero seguimos hasta la entrada del Barcorvillo, en el que nos introducimos para subir al páramo. Pero no lo hacemos en directo por el camino actual, sino por el firme cubierto de hierba y matorral del antiguo. Vemos el arca de una fuente y otras zonas en las que tal vez hubo manantiales, pues abundan las junqueras. Contrastan las dos laderas de este barco: la del este –por la que vamos- llena de vegetación; la oeste, blanca y casi desértica, con viseras de caliza y alguna cueva superficial a la que nos acercamos.

En el páramo

Arriba el panorama cambia, pues los cultivos están amarillos o les falta poco para estarlo. O en barbecho. No obstante, nos asomamos al valle del Cuco donde abunda la vegetación para volver hacia atrás por el camino de los Pilones. El lino y las coronillas van desapareciendo, las amapolas están mustias; ahora domina la salvia, azul y aromática. Pasamos por algunas ruinas de antiguas casetas y corrales. Y junto a la raya de las provincias –o de Bocos y San Martin- nos asomamos al valle del Duero.

Páramo y valle

Nos paramos un momento para contemplar el paisaje. Y lo que vemos nos asombra. Un amplio valle de varios kilómetros de anchura, tal vez quince, que se cierra a nuestros pies, formando un paso o valle estrecho, casi un desfiladero, de un kilómetro de ancho aproximadamente. Enfrente, las intrincadas laderas del Salto de Caballo, que conocía bien el Empecinado por haber crecido en ellas; abajo, el Duero. Ya se ve que estos cerros sobre los que estamos han aguantado bien el empuje de las aguas del Duero y del Riaza, que han abierto un gran valle –luego lo veremos mejor- alrededor de Roa. ¡Qué formaciones modela el agua para belleza de la geología…!

Últimas amapolas

Nos vamos hacia el norte hasta enlazar con un camino que bordea el cerral y que nos permite seguir disfrutando del paisaje (del páramo y del valle) con asomadas como la del Bujerón, que en parte se aprovecha para cultivos a pesar de la sensación de inestabilidad que dan los campos, aquí inclinados. Pero no a nosotros, pues hasta el cerral tiene a veces una especie de pequeña tapia de piedra que parece protegernos de alguna posible caída…

Asomada

Comienzan los bacillares, seguimos rodando y… ¡el páramo se hunde! O sea, una inmensa hondonada de varios kilómetros de ancho y largo, a modo de suave e inmensa vaguada, de abre delante de nosotros. Abajo del todo -no se le ve- está San Martín de Rubiales. En el punto más bajo por el que cruzamos, una alameda y una fuente nos refrescan, que la temperatura comienza a subir en serio. El paraje se llama Las Fuentes y seguiremos en la próxima entrada.

Dejamos aquí el recorrido.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: