El Roble de la Rosca

Lo encontramos en el término de Valdecañas; es un roble que si lo tuviéramos que calificar lo llamaríamos elegante. Está lustroso en un doble sentido: primero porque parece como si la corteza, ramas y hojas las hubieran limpiado las aguas de lluvia hace no mucho -y todo podría ser, pues llevamos unos días tormentosos- y en segundo lugar porque no tiene ramas muertas, alguien lo ha olivado bien y mantiene una copa alta, que nos recuerda a la de un piñonero, y un tronco largo , con tres o cuatro muñones que antaño fueron ramas. Además, su corteza brilla con esos matices naranja propios de los robles viejos.

Desde la fuente de la Teja

Tiene, pues su personalidad. No sabemos sus años, pero son muchos. Se nota que ha sido nombrado, querido y cuidado por muchas generaciones. Y ahí está, marcando el paso de los años a la vera del camino de las Sendas o de Villarmiro, o también de la Rosca. Antes de llegar a él desde Valdecañas hemos podido admirar lo que queda de los corrales de Valdesario, de peculiares chozos y encerraderos.

Pero esta excursión dio para mucho más. A la ida, pasamos por la senda de los Tilos, que nos conduce a la peculiar bodega en Tablada. A su lado hay, además, un mirador sobre el valle del arroyo del Prado con Villaviudas al fondo y restos de dos palomares. En una excursión anterior habíamos llegado hasta el despoblado de Tablada, pero no hasta la bodega.

El portillo de Arriba

Luego, subimos al páramo de los Angostillos por la fuente de la Teja -localizamos un abrevadero, pero no la fuente- y lo recorrimos aprovechando los caminos de servicio de los aerogeneradores hasta tomar el camino de Hornillos el portillo de Arriba. Pero a lo que se ve y se nota, ya nadie pasa por este portillo de yeso y caliza. Abajo y al sur, los corrales y chozo de Solórzano.

Y desde Hornillos, vuelta a subir al páramo, ahora por lo que llaman el Monasterio, que nos condujo hasta la Aguilera, de inmensos bloques de yeso con cuevas difíciles de alcanzar, que caen sobre el valle del Henar. En este páramo pudimos contemplar diferentes corralizas y chozos, hasta que nos acercamos a la raya de Valdecañas y, finalmente, rodamos cuesta abajo hasta la localidad. El camino hasta el Roble es una senda amplia, de buen firme, que salva primero la subida al páramo; nos conduce entre robles, encinas y sembrados, con excelentes vistas al anchuroso valle del Castillo.

En la Aguilera

La Rosca es el lugar más alto de esta excursión, por encima de los 900 metros; el arroyo de Tablada estaba por debajo de los 750, de manera que ahora, para la vuelta, predominarán las bajadas. O esa ilusión nos hacemos después de haber subido tres veces al páramo.

Y sí, bajamos ahora al valle del Pozuelo para afrontar enseguida la cuarta y última (menos mal) subida al páramo. Este lugar es solitario como pocos. No es de paso, no va a ninguna parte. Los agricultores llegan hasta sus tierras en el valle y nada más. El Cerrato es, en buena parte, así: apartado, olvidado, solitario. Por eso una sensación única nos invade cada vez que rodamos entre sus cerros. Y tal vez por eso también hemos visto gran número de corzos, muchos pequeños, protegidos por sus madres. A un grupo de cinco lo sorprendimos durmiendo la siesta tras una carrasca. La caza menor también se esconde por estos lares: a juzgar por los bandos levantados, parece que la perdiz ha criado muy bien.

Valle del Pozuelo

Al poco de subir al páramo nos encontramos con los corrales de la Serrana, que mantienen un chozo bien conservado. Ya en la carretera -por la que no pasa nadie- nos topamos con el chozo, y su corral o tenada derruida- de la Cabaña Alta, único en su especialidad, pues posee una elevada y caracteística humera, que se levanta por encima de la cúpula. No nos atrevimos a tomar un camino para bajar hacia Baltanás y nos dejamos llevar por la larga cuesta abajo de la carretera, que culebrea sin peligro por la ladera de la paramera.

Cabaña Alta

De Baltanás a Villaviudas rodamos por el camino que bordea el páramo del sur. En él nos encontramos con un buen hito de piedra en el que, inscrito, se leía: CAMPO DE TABLADA I MONTE DE FUENTE CIRIO, por un lado, y por el otro CAMPO DE BALTANAS, que conincidía con la actual raya de esta localidad con Villaviudas. A la altura de la Canaliza pasamos junto a los restos de unas corralizas con su chozo. El camino también está adornado con robles de buen tamaña. Poco después, tras algunos toboganes, llegábamos a nuestro destino final. Habíamos recorrido unos 50 km.

Aquí podéis ver el trayecto.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: