La Mendoza y la Tierra húmeda de Campos

Durante la ruta anterior, rodando por la Mendoza, nos quedamos  con las ganas de llegar al punto donde esta cañada leonesa sube al páramo de los Torozos, justo entre los términos de Grijota y Palencia, procedente de la cordillera cantábrica. Pero esta vez lo conseguimos, saliendo, eso sí, desde Santa Cecilia del Alcor.

Al principio, hicimos en parte el mismo recorrido. Pero sólo en parte, pues tomamos la cañada antes, cerca del curioso alto del Caballo, que se eleva un poco en medio de la planitud paramera y, además, vimos al sol salir frente a nosotros, despegándose perezosamente del horizonte y traspasando con sus rayos todavía horizontales y tímidos, encinas y ciclistas sin distinción. Por cierto, la Mendoza aún posee hierba verde y más flores de las que pudiera pensarse para esta época estival.

En la Mendoza

Sobrepasada la fuente del Rey, cruzamos junto a un bando mixto de milanos y cigüeñas (tal vez 200 o 300 individuos) que esperaban pacientemente su desayuno frente al centro de tratamiento de residuos palentino. Después, la cañada señalaba las eses de los picos, cabezos y barcos del páramo hasta llegar al punto noreste por donde podíamos haber bajado, pero no lo hicimos porque, todo hay que reconocerlo, nos falta la técnica que le sobra al ganado merino. Pero pudimos observar tranquilamente un inmenso trozo de esta Tierra de Campos infinita.

Asomada a Campos desde el páramo

En fin, después de cruzar un corto sendero por la ladera de la Cuesta, nos encontramos abajo, sobre el firme del viejo ferrocarril de vía estrecha, entre Palencia y Villamartín. Y cruzando tierras y acequias que hasta parecían arroyos, regueras o incluso balsas naturales, nos fuimos acercando a Cascón de la Nava, también siguiendo el cauce artificial del Valdeginate. Todo este territorio estuvo ocupado por la mítica laguna de la Nava, desecada el pasado siglo. Tierras húmedas, algunas hasta encharcadas, regadas hoy por una intensa red de canales y acequias procedentes del Canal de Castilla que consiguen crear un vergel, un inmenso prado siempre húmedo en medio de la austeridad y dureza terracampinas. Por eso, cruzar por aquí en pleno verano es como soñar.

Pero duró poco el sueño, pues salimos de él para acercarnos al Hoyo Bueno de Mazariegos, localidad por la que también nos dimos un paseo: nos sorprendió gratamente la original manera de formar y construir los muros de la ermita del humilladero, sus típicas ventanas protegidas por un semicicírculo sobre el dintel y el pculiar atrio de entrada a la Iglesia de la Asunción. Y, por supuesto, el entramado de calles y casas de la localidad.

Valdeginate

Y en Mazariegos nos pareció sentir el aleteo del alma niña y ruiseñora del boticario Fernández Nieto, que este año 2020 cumpliría un siglo. Juzgad si no:

Soy de un pueblo de Campos, donde el trigo / crece, gracias a Dios, en primavera, / donde el sueño se guarda en la panera / y el cielo se nos da como un amigo.

Soy, a Dios gracias, ávido mendigo / de esta tierra que vive porque espera, / soy pájaro, trigal, cántaro y era / de esta Tierra de Campos que bendigo.

Porque aquí, en la quietud de Mazariegos, / nací, gracias a Dios, mientras nevaba / como una llama niña y ruiseñora.

Y hoy, abrasado ya por tantos fuegos, / recuerdo mi niñez junto a la Nava, / donde por vez primera vi la aurora…

Firme del ferrocarril

Al salir de la localidad, subimos a la torre de observación  que se eleva en la antigua estación del tren: a pesar de la calima, pudimos distinguir el Cristo del Otero y los perfiles de Paredes y Fuentes, entre otras muchas localidades

Siguieron después la descuidada y romántica Revilla de Campos y la cuidada Pedraza, desde donde iniciamos el salto del páramo cruzando entre campos de cereal por los caseríos de Buenavista y Villarramiro, con su antiquísima iglesia románica adornada por modernos molinos. Al poco estábamos de nuevo en los alcores de Santa Cecilia.

Aquí, el trayecto.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: